Mediante el primero de los sacramentos, las hermanitas Kendra Dariana y Aylen Vanessa Loera Landeros fueron reconocidas como hijas de Dios, cuya ceremonia religiosa tuvo como marco el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe.
Miguel Loera y Yareli Landeros, papás de las bautizadas, participaron con sus oraciones por las pequeñas, a las que se unieron Claudia Díaz Loera y Alberto Hernández Avendaño, así como Fernando Loera y Elisa Fernanda Landeros, como padrinos de Kendra Dariana y Aylen Vanessa, respectivamente.