El Centro Escolar Triana preparó a sus alumnas para que juntas recibieran el sacramento de la comunión.
La ceremonia fue enmarcada por la Capilla San Peregrino Laziosi, donde un grupo de siete niñas se reunió, acompañadas por sus respectivas familias, para recibir por primera vez el Cuerpo y la Sangre de Cristo.
Emotivo fue el momento en el cual, el ministro de la Iglesia habló de la importancia de acercarse a Dios mediante el sacramento de la comunión, para después otorgar la hostia y el vino sacramental a las chiquitinas.
Al finalizar la ceremonia, el sacerdote oficiante derramó infinitas bendiciones sobre las neocomulgantes, quienes al salir al atrio fueron felicitadas por sus familiares y amigos más cercanos.