La parroquia de San Francisco de Asís, abrió sus puertas para recibir en su morada a los alumnos del catecismo, quienes tras haberse preparado en cuerpo y alma, recibieron finalmente el sacramento de la comunión.
Una hermosa misa fue la que enmarcó el evento, mismo que contó con la presencia de familiares y amigos de los neocomulgantes, principalmente papás y padrinos, quienes compartieron con ellos esta esperada fecha.
Luego de agradecer a Dios el don recibido, cada uno de los festejados acudió con sus respectivas familias a un emotivo convite en su honor.