Un agente del Grupo Exterior Cosío de la Fiscalía General del Estado resultó gravemente herido al recibir cuatro impactos de bala, todos certeros, cuando realizaban trabajos de investigación por robo en la comunidad Guadalupe de Atlas, en Asientos. Por lo anterior, fue necesario su traslado aéreo ante la gravedad de las heridas.
Los elementos de la Fiscalía realizaban trabajos de investigación en aquel municipio, cuando al llegar a la avenida Arroyo, a un costado de una cancha de basquetbol observaron a dos sujetos recostados en unas piedras.
Uno de los elementos bajó de la patrulla con la intención de interrogar a los sujetos. El otro, al descender de la unidad para apoyar a su compañero, recibió de manera sorpresiva los impactos de bala. Las detonaciones se originaron en un domicilio ubicado enfrente de los agentes.
Una de las detonaciones dio en el estómago del elemento, quien al pretender cubrirse recibió un segundo disparo en la espalda. El tercer proyectil impactó en una de sus piernas y un cuarto en el cráneo.
Esa situación que duró apenas segundos, ocasionó que los jóvenes que serían interrogados por los ministeriales se dieran a la fuga, siendo en ese momento cuando el primer agente solicitó refuerzos.
Fue así como minutos después arribaron elementos estatales y de la policía municipal de Asientos así como paramédicos. Sin embargo, dada la gravedad de las heridas del agente ministerial, fue necesario el arribo del helicóptero Águila 1 de la Policía Estatal para trasladarlo.
Mientras tanto, y con el refuerzo del helicóptero “Halcón” de la policía municipal de Aguascalientes inició un operativo por tierra y aire para dar con los responsables de tan artera agresión. Al mismo tiempo se sumaron elementos estatales, ministeriales, de la Policía Federal, y preventivos del municipio de El Llano.
Como parte de las acciones de respuesta, se catearon dos domicilios. Además, vecinos de la zona proporcionaron información de los sujetos que habían decidido correr al momento de las detonaciones. Ambos fueron detenidos, sin embargo, no se les ha podido comprobar su vinculación con el agresor.
Por otro lado, se supo que el agresor se dio a la fuga a bordo de un auto Chevrolet Corza color gris con rumbo desconocido.