La Parroquia Nuestra Señora de los Bosques fue el recinto sagrado para la ceremonia sacramental en honor a Julieta López Díaz de León.
Sus papás, Irvin Raúl López y Lorena Díaz de León, presenciaron con gran orgullo el bautizo de su pequeña hija, a quien encomendaron al Creador.
Presentes en la ceremonia estuvieron también sus padrinos: Jonathan Sommers y Nidia Díaz de León, mostrándose dichosos de haber sido invitados a fungir como tal.
Sin duda, el momento más emotivo fue cuando Julieta fue ungida con los aceites bautismales y después fueron vertidas en ella, las aguas del Río Jordán.
Al final, sus familiares la felicitaron y colmaron de bendiciones.