Las aguas bautismales fueron vertidas sobre la pequeñita Sara Cervantes Contreras, con lo cual ha sido reconocida ante la fe católica como hija de Dios.
La ceremonia sacramental tuvo lugar en la Parroquia de Nuestra Señora de los Bosques y contó con la presencia de sus familiares y amigos, principalmente de sus papás, Luis Enrique Cervantes González y Magdalena Contreras Velasco, al igual que los padrinos de la niña, Felipe de Jesús Cervantes y Tania Morales Páramo.