El Templo Santa Elena de la Cruz abrió sus puertas para recibir a la quinceañera, Montserrat Robles Díaz, quien arribó a la Casa de Dios para dar gracias por los favores recibidos.
Cumplir quince años de vida fue para Montse uno de los acontecimientos más significativos para ella, motivo por el cual se mostró dichosa y agradecida con el Creador, especialmente por permitirle contar con la presencia de sus familiares y amigos más cercanos, en esa fecha tan especial.
Carlos Robles Villalvaso y Verónica Díaz Gómez, papás de la quinceañera, también elevaron sus oraciones para agradecer al Creador por las bendiciones recibidas.
Asimismo, la joven compartió emotivos momentos con sus padrinos: Arturo y Berenice Díaz Gómez.
Más tarde, el centro nocturno “Vulldog” enmarcó el festejo donde la quinceañera disfrutó excepcional velada.

¡Participa con tu opinión!