El niño Emiliano de Luna Rosales fue partícipe primerizo del Cuerpo y Sangre de Jesucristo, mediante el tercero de los sacramentos que recibió en el templo de Nuestra Señora de la Asunción.
Junto con él acudieron sus padres, Héctor de Luna y Nadia Rosales, así como sus padrinos de comunión, Édgar García y Edna Rosales.
Más tarde, fue homenajeado con un emotivo brindis, al cual lo acompañaron familiares y amigos cercanos.