Enrique Martínez Hermosillo, presidente de ACOTA, reconoció que no se han establecido acuerdos con los dueños de centros nocturnos para ofrecer sus servicios en dichos sitios, pues se busca resguardar la integridad de sus choferes, ya que ocasionalmente las personas salen de estos lugares en estado inconveniente y se comportan agresivos.

Precisó que ello no implica que se niegue el servicio, pues es una obligación que tienen como concesionarios, por lo que se deja a criterio de los taxistas prestar su servicio en estos lugares, y hay quienes lo hacen, haciendo sitio cerca de los centros nocturnos después de la una de la mañana, pues tienen pasaje seguro.

Enrique Martínez precisó que al ofrecer este servicio, los choferes se exponen a agresiones físicas, faltas de respeto y otros inconvenientes, pues en ocasiones ni siquiera les pagan por el servicio, ya que la gente no trae dinero consigo; agregó que por lo anterior resulta complicado formalizar este tipo de servicio, por lo que “nunca han llegado a un convenio con dueños de bares para dar un servicio nocturno”.

Reconoció que no todos los pasajeros manifiestan este tipo de actitudes, y lo mismo se pueden encontrar con un sujeto agresivo de día o de noche, pero por experiencia, los trabajadores del volante saben que en el horario nocturno se está más expuesto a este tipo de conductas.

Para finalizar, el presidente de ACOTA indicó que a pesar de lo anterior, no se considera viable aplicar una tarifa nocturna, pues hay empleados que trabajan por las noches y requieren de los servicios de los vehículos de alquiler, pues por las noches no dan servicio los camiones urbanos, motivo por el cual una tarifa diferenciada afectaría sus finanzas.

¡Participa con tu opinión!