Aline Corpus
Agencia Reforma

TIJUANA, BC.- Decenas de migrantes se niegan a trasladarse al nuevo albergue habilitado en El Barretal tras la inundación del pasado jueves en la Unidad Deportiva Benito Juárez, por considerar que se encuentra en una zona insegura.
“Nos han dicho que está inseguro (en El Barretal), que hay violencia, y nosotros queremos seguir intentando cruzar a Estados Unidos”, dijo el hondureño Jonathan Meléndez.
Mientras colocaba más leña a una fogata improvisada para prepara arroz con elotes para su familia, aseguró que se quedará el mayor tiempo posible en el deportivo.
En un recorrido por los alrededores del refugio se pudo constatar que, aunque ya no hay servicios como agua y sanitarios, hay casas de campaña ocupadas por familias.
Adentro, hay una gran cantidad de basura, lodo, cobijas sucias y mojadas, así como restos casas de campaña y zapatos.
Enrique Méndez Juárez, subsecretario de Gobierno de Baja California en Tijuana, indicó que aún queda cerca de 2 mil personas en el centro deportivo.
“Es difícil cuantificar. Al interior quedan algunas casas de acampar, sin embargo hay una gran cantidad de personas afuera. Estamos tratando de convencerlos de que tomen el camión para llevarlos al Barretal, donde hay suficiente espacio”, mencionó.
Méndez Juárez pidió al nuevo gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador que se incrementen los recursos para apoyar a los centroamericanos.
“El personal que atiende los albergues son funcionarios municipales y estatales, no hemos tenido apoyo para eso, y requerimos del apoyo federal”, insistió.