Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Miles de médicos marcharon en diferentes ciudades del País para exigir un proceso judicial justo y en libertad para el traumatólogo pediatra Luis Alberto Pérez Méndez, del hospital privado San Lucas, en Oaxaca, quien fue detenido y acusado de homicidio doloso eventual por negligencia médica.
El 2 de abril, Pérez Méndez fue detenido y enviado al penal de Santa María Ixcotel, donde enfrenta el proceso en su contra.
Esto sucedió debido a que un menor de edad al que operó del codo falleció al presentar una reacción alérgica grave.
En la Ciudad de México, durante la marcha del Ángel de la Independencia al Zócalo, Jannethe Morales, representante del movimiento YoSoy17, explicó que, debido a que el hospital donde el médico operó no contaba con unidad de terapia intensiva, se determinó que actuó con dolo eventual.
Sin embargo, aseguró Morales, el 90 por ciento de los hospitales de segundo nivel del País carece de esas unidades.
“Cofepris se encarga de regular este tema en los hospitales y da luz verde a aquellos en los que se pueden hacer estas intervenciones, y el lugar estaba calificado”, precisó.
Miroslava Solórzano, representante del Movimiento Médico 22 de Junio, indicó a su vez que se estima que uno de cada 20 mil pacientes que son sometidos a un procedimiento anestésico puede presentar una reacción alérgica severa, por lo que exigió dejar de criminalizar la práctica médica.
“Se le acusa de un homicidio doloso, lo cual es gravísimo porque puede sentar un precedente legal que es muy peligroso en la práctica médica. De por sí ya está dañada la relación médico paciente y esto la va a lesionar más. Nos están acusando ya de asesinato, de homicidio doloso”, indicó.
José Gilberto Ríos Ruiz, miembro y ex presidente de la Sociedad Mexicana de Ortopedia Pediátrica, señaló que la exigencia es que el médico sea liberado y que siga el proceso justo que legalmente le corresponde.
“Está conviviendo con criminales, con gente que sí decide y piensa en hacer mal. El acto médico no tiene como sentido eso; tiene como sentido ayudar y salvaguardar las vidas, aunque en muchas ocasiones hay imponderables.
“La indignación tiene que ver con el que el acto médico sea catalogado como un delito doloso”, lamentó el experto.
Fabián infante Valdez, representante del Movimiento Médico 22 de Junio, indicó que los médicos además demandan que no se apruebe una iniciativa enviada por el Presidente Enrique Peña a la Cámara de Diputados en 2016, la cual promoverá que se le finque responsabilidad al médico ante situaciones como ésta, a pesar de que la institución de salud tenga una carencia.
“Pedimos que el Presidente y la Cámara de Diputados retiren esta iniciativa”, dijo.
Además de Oaxaca, otras ciudades donde los médicos marcharon son Puebla, Monterrey, Cuernavaca, Cancún y Chilpancingo.