Abel Barajas / Agencia Reforma

CDMX.- El caso de la podóloga que acusó de abuso sexual a Ricardo La Volpe ha dado un giro.
Una juez federal ha ordenado resolver nuevamente si debe o no ser dictaminada la aprehensión contra el ex técnico de las Chivas, al estimar que no se tomaron en cuenta todos los elementos que fueron ofrecidos en su contra a la hora de deslindarlo del delito.
Armida Buenrostro Martínez, Juez Cuarto de Distrito de Amparo Penal en Jalisco, concedió a Alma Belén Coronado la protección de la justicia contra la negativa de aprehensión del “Bigotón”, dictada el 17 de enero de este año por el Supremo Tribunal de Justicia del estado.
Fuentes judiciales informaron que en la sentencia de amparo la impartidora de justicia pide al tribunal jalisciense considerar que si está acreditado el delito de abuso sexual, con base en peritajes psicológicos.
Lo que habrá de determinar el tribunal, si este amparo se confirma, es si existen o no los elementos de la probable responsabilidad de La Volpe, un requisito legal distinto a la existencia del ilícito.
El amparo concedido a Coronado no será cumplido en breve porque el estratega argentino ya presentó un recurso de revisión y será un tribunal colegiado penal de Zapopan el que determine en forma definitiva si ratifica, revoca o modifica este fallo.
Según la lista de acuerdos del juzgado, la defensa del ex timonel de la Selección Mexicana presentó un recurso para reclamar la falsedad de firmas en el amparo presentado por la quejosa, pero la juez declaró infundado el incidente.
El caso contra el técnico lleva más de un año sin finiquitarse en los tribunales.
El 5 de diciembre de 2016, el Juzgado Séptimo de lo Penal de Jalisco negó su aprehensión, pero la podóloga apeló el fallo ante el Supremo Tribunal de Justicia, mismo que dos meses más tarde ratificó la negativa por falta de elementos probatorios.
El 3 de abril, Coronado presentó su demanda de amparo y ahora ha conseguido que por vez primera una autoridad judicial reconsidere su caso, al menos para reponer el procedimiento en el que se gira o niega la orden de captura.
El peor de los escenarios para el ex entrenador de Chivas y América es que se libre la aprehensión en su contra, pero aún en esa situación, no estará en riesgo su libertad porque el delito de abuso sexual no amerita prisión preventiva de oficio y con un amparo puede suspender la captura.