Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores hace unas semanas se inició una serie de discusiones originadas por que en redes algunos líderes de opinión y otros que no lo son, difundiendo el rumor de que el agua se privatizó como una de las acciones del presidente de la República; lo anterior, es resultado de la desinformación y de la mala voluntad que predomina en las campañas políticas y de algunos candidatos que toman esa bandera, sin importar qué tan cierto o no lo sean, lo lamentable es que no sólo desinforman, sino que han generado retraso en el país no sólo con su ideología sino con su visión rezagada.
Por lo tanto, dejaré a un lado la temática que he venido abordando de la eficiencia de los organismos operadores y el fortalecimiento al sector agua potable, alcantarillado y saneamiento, es decir el uso público urbano, para enfocarme el día de hoy y la próxima semana en demostrarles a ustedes la falsedad de dicho argumento, pero más importante es mostrarle lo que nos depara para los próximos 50 años. Comenzaré por mostrarles hoy el marco legal que explica que es un decreto de veda, de reserva, y la naturaleza jurídica del agua por lo cual es imposible privatizar el agua, se pueden privatizar o concesionar servicios, pero el agua jamás. Hay que conocer la legislación mexicana y leer por supuesto los famosos decretos.
Es imposible que se privatice el agua, tanto jurídica como realmente, por lo que es importante leer el Artículo 27 constitucional párrafo V, que a la letra nos dice: “Son propiedad de la Nación las aguas de…” en el siguiente párrafo establece: : “ en los casos a que se refieren los dos párrafos anteriores, el dominio de la Nación es inalienable e imprescriptible y la explotación, el uso o aprovechamiento de los recursos de que se trata por los particulares o por sociedades constituidas conforme a las leyes mexicanas, no podrá realizarse sino mediante concesiones, otorgadas por el Ejecutivo Federal, de acuerdo con las reglas y condiciones que establezcan las leyes…” como se habrán dado cuenta, el agua es un bien nacional y los particulares pueden disponer sólo mediante concesiones. Este tema lo explicaré la semana próxima.
Por cuestión de espacio solo ahondaré en mostrarles artículos y definiciones para la próxima semana exponer y concluir. Comenzamos con la definiciones de lo que son las zonas de reserva y de veda para su conocimiento. Pasemos entonces a las definiciones que establece la propia Ley de Aguas Nacionales en su artículo 2: “”Zona de reserva”: Aquellas áreas específicas de los acuíferos, cuencas hidrológicas, o regiones hidrológicas, en las cuales se establecen limitaciones en la explotación, uso o aprovechamiento de una porción o la totalidad de las aguas disponibles, con la finalidad de prestar un servicio público, implantar un programa de restauración, conservación o preservación o cuando el Estado resuelva explotar dichas aguas por causa de utilidad pública;”
“Zona de veda”: Aquellas áreas específicas de las regiones hidrológicas, cuencas hidrológicas o acuíferos, en las cuales no se autorizan aprovechamientos de agua adicionales a los establecidos legalmente y éstos se controlan mediante reglamentos específicos, en virtud del deterioro del agua en cantidad o calidad, por la afectación a la sustentabilidad hidrológica, o por el daño a cuerpos de agua superficiales o subterráneos”.
Ahora vamos con el ARTÍCULO 39 BIS, que nos determina la función del decreto de veda. “El Ejecutivo Federal podrá expedir Decretos para el establecimiento de Zonas de Veda para la explotación, uso o aprovechamiento de aguas nacionales, en casos de sobreexplotación de las aguas nacionales, ya sea superficiales o del subsuelo, sequía o de escasez extrema o situaciones de emergencia o de urgencia, motivadas por contaminación de las aguas o por situaciones derivadas de la explotación, uso o aprovechamiento de las aguas nacionales, cuando: 1. No sea posible mantener o incrementar las extracciones de agua superficial o del subsuelo, a partir de un determinado volumen anual fijado por “la Autoridad del Agua”, sin afectar la sustentabilidad del recurso y sin el riesgo de inducir efectos perjudiciales, económicos o ambientales, en las fuentes de agua de la zona en cuestión o en los usuarios del recurso, o 2. Se requiera prohibir o limitar los usos del agua con objeto de proteger su calidad en las cuencas o acuíferos”.
Ahora vayamos con el ARTÍCULO 40 que nos dice lo que deben comprender los decretos de veda y reserva:“Los decretos por los que se establezcan, modifiquen o supriman zonas de veda contendrán la ubicación y delimitación de la misma, así como sus consecuencias o modalidades.El decreto de veda correspondiente deberá señalar: 1. La declaratoria de utilidad pública; 2. Las características de la veda, de su modificación o de su supresión; 3. Las consecuencias previstas al instrumentar la veda; 4. La ubicación y delimitación de la zona de veda; 5. La descripción del ecosistema hídrico o ecosistemas afectados; 6. El diagnóstico de los daños sufridos en los ecosistemas hídricos, el volumen disponible de agua y su distribución territorial, así como los volúmenes de extracción, recarga y de escurrimiento; 7. Las bases y disposiciones que deberá adoptar “la Autoridad del Agua”, relativas a la forma, condiciones y, en su caso, limitaciones, en relación con las extracciones o descargas en forma temporal o definitiva; 8. La expedición de normas que regulen los aprovechamientos y descargas, en relación con la fracción anterior, incluyendo el levantamiento y actualización de padrones; 9. Los volúmenes de extracción a que se refieren las dos fracciones anteriores, y 10. La temporalidad en que estará vigente la veda, reserva de agua o zona reglamentada, la cual puede prorrogarse de subsistir los supuestos de los Artículos 38 y 39 de la presente”.
“El Organismo de Cuenca que corresponda, promoverá la organización de los usuarios de la zona de veda respectiva, para que participen en su instrumentación”.
Por cuestión de espacio falta el artículo 41 de la Ley de Aguas Nacionales, que establece las únicas condiciones para las cuales se debe decretar la reserva, explicaré conclusiones y comentarios la próxima semana. Es importante que lean los decretos publicados en el Diario Oficial de la Federación de fecha 06 de junio de 2018, y vean que no se privatiza el agua y si lo cruzan con mis comentarios, verán la falsedad de lo que se ha pregonado. Recuerden que es importante implementar acciones que se encaminen para que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: [email protected]

¡Participa con tu opinión!