Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El IMSS inició la compra masiva, por adjudicación directa, de materiales para proteger a su personal del Covid-19.
Delegaciones y hospitales del Instituto solicitaron la semana pasada cotizaciones a empresas del ramo para comprar millones de cubrebocas, protectores respiratorios N95, batas y botas quirúrgicas, gorros, guantes de látex, gafas protectoras y envases de gel antibacterial y gel antiséptico, entre otros productos, algunos de los cuales presentan escasez a nivel mundial.
Según los registros públicos, al menos 20 delegaciones regionales y tres hospitales pidieron casi de manera simultánea 1.6 millones de cubrebocas quirúrgicos de tela de dos capas, y casi 2 millones de protectores respiratorios, conocidos como máscaras N95, que eliminan 95 por ciento de las partículas menores a una micra.
También fueron requeridos 91 mil 600 litros de gel antiséptico, 19 mil 800 envases de gel antibacterial, 646 mil batas quirúrgicas y 23 mil 300 gafas protectoras, así como cientos de miles de gorros y guantes.
De acuerdo a los oficios para justificar las adjudicaciones, éstas derivan de una reunión del pasado 3 de marzo entre titulares de dependencias del sector salud, lo que a su vez motivó un oficio de la Dirección de Prestaciones Médicas del IMSS a las delegaciones, para garantizar su reserva estratégica ante el coronavirus.
Las delegaciones están exigiendo entrega de los materiales en tiempos recortados de cinco días a partir del fallo de la adjudicación, y no aceptarán entregas parciales de los pedidos.
El tema de cubrebocas y máscaras N95 es particularmente complicado, pues China concentra la mayor parte de la producción mundial, y varias regiones de Estados Unidos no están recibiendo el abasto necesario ante el crecimiento de la pandemia.
La empresa 3M, la principal manufacturera de máscaras N95, anunció el 20 de marzo que intentará incrementar su producción actual, que es de mil 100 millones de unidades anuales.