Minimizar o pretender encubrir los niveles de inseguridad que se vive en Aguascalientes es aplicar la política del avestruz, cuando lo objetivo es reconocer las condiciones en que se encuentra, cuál es el entorno y qué se debe hacer para que decrezca.

A raíz de los señalamientos que hacen candidatos a cargos de elección popular y sus respectivos partidos, de que una de las principales quejas que reciben de los ciudadanos es por la inestabilidad reinante, que lo mismo se resiente en las colonias populares y los sectores residenciales, que en los negocios y la vía pública.

Personas de distintos estratos económicos y sociales coinciden que hace falta mayor vigilancia policíaca, como primera medida para desalentar la comisión del delito, y para lograrlo consideran que debe haber una reorganización en el patrullaje, porque es visible que en la zona centro de la ciudad capital “sobran” los coche-patrullas, mientras que en la periferia hay una asignada para varios fraccionamientos, lo que seguramente saben los atracadores ya que actúan sin temor alguno, puesto que la unidad tarda en regresar a ese punto y para entonces el o los sujetos ya se encuentran lejos de ahí.

Para el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes (CCEA), Pedro Gutiérrez Romo, “las exageraciones de inseguridad que se divulgan actualmente desalientan invariablemente las inversiones”.

Sostiene que esta entidad no debe compararse con otras “en el sentido de que propicie una relajación en la autoridad responsable”, por lo tanto “resulta inapropiado que se exageren los sucesos locales porque eso sí golpea al sector inversionista y empresarial, pues se detienen posibles nuevos negocios”.

Es indudable que nadie quiere alejar la inversión, por el contrario, es necesario arroparla y darle las garantías correspondientes para que pueda crecer, ya que del capital aplicado surgen los empleos que tanta falta hacen, por consiguiente es casi un deber que cada quien en su ambiente haga lo adecuado para lograrlo.

No obstante, sería perjudicial callar lo que se vive en el día a día, con robos a casas-habitación, asaltos en las calles, despojos de vehículos y de baterías, asesinatos, atracos en negocios de todos los niveles, lo mismo que a cuentahabientes, abigeato y saqueo de cables de los pozos de agua potable y de uso agrícola.

Ante una verdad que golpea el rostro de la sociedad, el presidente del CCEA reitera que “no se debe hacer apología de la violencia ni promover más lo negativo que lo bueno. La comparación debe hacerse para que las autoridades locales no se relajen, sino para que intensifiquen sus acciones de prevención y control, y este mensaje se envía hacia el exterior para que continúe fluyendo la inversión y el desarrollo económico y productivo”.

La frialdad de los números deja en claro que es mucho lo que debe hacerse para devolver la confianza, como lo señala el reporte del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). En el primer trimestre del presente año tuvieron lugar más de 9 mil delitos del fuero común, de los cuales en marzo se registraron 3,327.

En el mismo mes de marzo 211 negocios y 272 hogares fueron saqueados, 193 ciudadanos fueron asaltados en la vía pública y 361 personas fueron despojadas de su automóvil, asimismo se elevaron los robos de motocicletas, autopartes y en el transporte público; hubo más fraudes, mayor violencia intrafamiliar y daños a la propiedad, lo único positivo es que extorsiones y secuestros se mantuvieron en cero.

Lo contrario fue con los fraudes, que de 87 en febrero pasaron a 134 en marzo, por su parte en violencia familiar se presentaron 100 en febrero y 131 en marzo y en daños a la propiedad creció de 318 a 353 en el mismo lapso. En robo de ganado de 21 a 23 asuntos denunciados y en homicidios culposos de 14 en el segundo mes del año llegó a 25 en marzo; de las lesiones dolosas pasaron de 311 a 384 reportes.

Son datos que se precisa saber, en primer lugar que permita a los aguascalentenses estar en alerta para no ser parte de las estadísticas y en segundo, para exigirle a las autoridades que hagan lo suficiente que asegure aminorar toda clase de delitos, que tanto afecta anímica y económicamente.

NO ARRIESGARSE

Diversas razones podrán esgrimirse para explicar el porqué es mínimo el número de aguascalentenses radicados en el extranjero que participarán en las elecciones del uno de julio y una de ellas sería que quienes están como indocumentados tienen temor de hacerse visibles.

De 939,109 inscritos en el Padrón Electoral y que están convocados para sufragar, únicamente 1,429 residentes fuera del país cubrieron los trámites que les permitirá votar a distancia, lo que en sí es una cifra similar a la que se ha inscrito desde hace trece años en que se generó esta oportunidad.

Si antes no lo hacían menos ahora, en función de la política xenófoba del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que no cesa de amenazar con cerrar las fronteras con México y de incrementar las aprehensiones de los inmigrantes que carecen de documentación, y aún de aquellos que teniéndola son objeto de persecución.

Esto provoca que quienes están en esa situación prefieran mantenerse en el anonimato, ya que no obstante que la votación será postal, es posible que mediante la tecnología las autoridades del vecino país rastreen los desplazamientos que hagan a la embajada o los consulados y en algún momento se proceda a su detención y deportación.

Aquellos que no pueden participar en los comicios, el vocal ejecutivo en Aguascalientes del Instituto Nacional Electoral (INE), Ignacio Ruelas Olvera, informó que de cualquier manera se les invita para que gestionen su credencial de elector y así puedan contar con una identificación oficial.

Por otra parte, el funcionario mencionó que el INE integra los paquetes electorales con fecha límite para concluir el día 15 del presente y enviarlos entre el 16 y 21 del mismo mes, con lo que una vez que estén aquí se distribuirán entre los presidentes de casilla y que todo se declare listo para la elección del uno de julio, en que se renovarán los poderes Ejecutivo y Legislativo Federal y el Congreso del Estado.

ONCE PARTIDOS

Al igual que en otras partes del país, se tiene dos partidos locales que rivalizarán con los nueve nacionales. De ninguna manera su creación es algo nuevo, como tampoco lo es que en algunos casos su origen se motivó por divergencias que tuvieron varios de sus miembros en el organismo que los cobijó. De cualquier manera la baraja se amplía y los ciudadanos tendrán la oportunidad de sopesar lo que más se ajusta a su ideología o sus intereses. “Unidos Podemos Más” y “Partido de Aguascalientes” son los nombres que llevan  los recién nacidos, que tendrán presencia pública a partir del uno de julio, en que tendrán derecho a prerrogativas y deberán ceñirse al marco legal. Durante el Siglo XIX y hasta mediados del XX, Aguascalientes fue pródigo en partidos locales, casi todos ellos por separaciones de los constituidos, en su mayoría con vida efímera ya que en aquellos tiempos no recibía recursos públicos, por lo que una vez que pasaba la euforia electoral y no alcanzaban los fines que se proponían renunciaban a su aventura y como el hijo pródigo regresaban a la casa paterna. Habrá que ver hasta dónde les alcanza el resoplido a los actuales.