Luego de un fin de semana lleno de dudas tras caer estrepitosamente ante el Eibar, el Real Madrid visitó el Olímpico de Roma buscando obtener tres puntos que les asegurara el liderato del grupo G de la Champions League. Santiago Solari sorprendió desde la alineación mandando a la tribuna a Isco, poniendo a Marcos Llorente como titular en el medio campo del Real Madrid. Los merengues tuvieron un complicado encuentro ante la Roma que le plantó cara al tricampeón de Europa poniéndolos en predicamentos en más de una ocasión.
Durante casi todo el primer tiempo, la Roma tuvo mejor proyección al frente, los italianos se encontraban llegando constantemente al arco de Courtois que resolvía lo que lograba llegar a su marco. Al minuto seis de acción Daniel Carvajal cometió una clara mano dentro del área que no fue señalada, durante los primeros 45 minutos hubo acciones de ambos lados, en un partido abierto. La más clara llegó en la compensación cuando en un error en la salida del Madrid, Schick recuperó la pelota mandando un centro fuerte raso que dejó solo a Under que con Courtois vencido, mandó su remate a las nubes en una de las fallas más grandes de la temporada europea.
Para la segunda parte del encuentro, más se tardaron en acomodarse los equipos que el Madrid en ponerse adelante gracias a una gran jugada individual de Gareth Bale, el galés recibió la pelota fuera del área haciendo varios amagues definiendo abajo del arquero abriendo el marcador para sorpresa de la Roma. Al 59, los merengues aumentaron la ventaja con otra jugada de Bale que mandó centro desde la derecha, Benzemá bajó la pelota de cabeza para Lucas Vázquez que solamente tuvo que empujar la esférica aumentando la ventaja de los blancos que a partir de ahí manejaron el partido. Con la victoria, el Real Madrid llegó a 12 puntos y prácticamente amarró el liderato del sector, la Roma se quedó con 9, pero ya están calificados a los octavos de final.
En otros resultados la Juventus y el Manchester United aseguraron su pase a octavos con triunfos por la mínima diferencia, el Manchester City empató a dos goles con el Lyon y el Bayern Munich goleó al Benfica 5-1.