Los obispos de México ratificaron su rechazo al aborto y la eutanasia, al tiempo que recordaron que la Iglesia defiende y promueve la familia y el matrimonio conformado por un hombre y una mujer.

En el marco de la 106 Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano, el nuevo secretario general de la CEM, Alfonso Miranda Guardiola, dejó en claro que “no podemos construir la paz favoreciendo la violencia en el vientre materno o atentando contra la vida de enfermos y ancianos”.

El representante de la Diócesis de Aguascalientes, Monseñor José María de la Torre Martín, quien participó en el evento, coincidió con sus homólogos en que “como Iglesia defendemos, promovemos la familia, hombre y mujer, y también el trabajo de la prevención, de la educación y de la salud de los jóvenes”.

En el encuentro, se señaló que actualmente el aborto es ilegal en México, y sólo permitido a nivel federal en casos de violación. En algunos estados esta práctica está despenalizada en casos de riesgo de la vida de la madre. Desde 2007, en Ciudad de México está permitido el aborto a pedido hasta la semana 12 de gestación.

Sobre las propuestas del que será el nuevo Gobierno Federal, el nuevo presidente de la CEM, Mons. Rogelio Cabrera, expuso que en cuanto al tema de vida y familia, “todos saben cuál es nuestro patrimonio espiritual, teológico y pastoral”.

Expuso que las leyes se construyen en el diálogo y con harta sensibilidad social; “una ley no se impone, no puede ser el gusto o la convicción de una persona, de un grupo; además, México es un país de un porcentaje muy alto de católicos, estimado en un 80%”.

“En el nuevo contexto político, se requiere respeto sincero a las autoridades legítimamente constituidas; colaboración en todos los temas comunes que podamos encontrar; y sana distancia para evitar cooptaciones indebidas que terminan lastimando tanto al Estado como a la Iglesia”.

Finalmente, el Pastor De la Torre subrayó que el principal derecho humano es el respeto a la vida, y por tanto, la IC nunca avalará el aborto o la eutanasia.