En México, ser mujer, de piel morena o nacido en el sureste, siguen siendo factores que limitan las posibilidades de desarrollo personal y laboral para salir de pobre, según el Estudio de Movilidad Social en México.

El documento, desplegado en 2017 a nivel nacional y cuyos resultados se presentaron ayer por el Centro de Investigación y Docencia Economías, CIDE Región Centro, destaca las implicaciones de la baja movilidad social y la alta desigualdad de oportunidades en el país.

En conferencia de prensa encabezada por el director de Desarrollo Social de la institución, Rodolfo de la Torre, recalcó que el género juega un papel relevante en experimentar o no movilidad social, es decir, dejar la pobreza hacia un estrato socioeconómico mayor.

Y es que en las diferencias por sexo, el estudio muestra que las ventajas o logros que alcanzan las mujeres son más limitadas que las de los hombres, ya que con condiciones de origen equivalentes, si una mujer nació pobre tendrá 75 por ciento de probabilidad de escapar de esta condición, lo cual es menos que en el caso de los hombres, pues para ellos la cifra  baja al 71 por ciento.

Por otro lado, y en lo que se refiere al tono de piel, se observa que los mexicanos de tono más oscuro experimentan menos movilidad ascendente y mayor movilidad descendente, respecto de quienes tienen un tono de piel más claro.

Es decir, en la importancia de las circunstancias de origen en la conformación de la desigualdad de oportunidades, se observa que en el norte, que es zona de mayores oportunidades, el tono de piel pesa más del doble que en cualquier otro lado del país.

Sobre el particular refirió que el estudio muestra que mientras en el sureste solamente el 2 por ciento de los más pobres lograron en 2017 moverse al grupo más rico de la población, en el norte el índice alcanza el 8 por ciento, mientras que en la zona Centro, a la que pertenece Aguascalientes, esa movilidad ascendente general es del 4 por ciento.

Rodolfo de la Torre refirió que el estudio señala la influencia que tienen los contextos regionales y del entorno sobre la desigualdad de oportunidades, así como su efecto sobre la movilidad social y los resultados de vida.

El estudio fue elaborado por el CIDE Región Centro, de manera conjunta con el Centro de Estudios Espinoza Yglesias con la finalidad de fortalecer el conocimiento y el diagnostico, pues con ello será posible elaborar recomendaciones de política pública.