David Loji
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-Sabemos que te urge empezar con la diversión vacacional, pero planear la renta de tu auto y revisarlo antes de salir a toda prisa de la agencia de alquiler de autos puede evitarte contratiempos y dolores de cabeza.

1. Planea
En la temporada vacacional es muy común que los autos de renta se agoten. Entra unos días antes a la página web del negocio y aparta el vehículo que deseas y que se acomode a tu presupuesto y a las necesidades de tu viaje.

2. Échale ojo a los seguros
Los autos de renta en México incluyen cobertura básica de daños a terceros, pero la suma asegurada es pequeña, ya que es la cantidad mínima requerida por ley en cada estado de la república. En Hertz, por ejemplo, es de 350 mil pesos.
Mientras que es una ayuda, esta cifra puede resultar insuficiente para pagar los daños de un accidente con daños a terceros en el que se dictamine que el contratante del alquiler del auto fue responsable.
Es recomendable contratar la protección adicional de la responsabilidad hacia terceros (ALI), que extiende la suma asegurada. En el caso de Avis la eleva a 15 millones de pesos e incluye asesoría legal. Su costo diario es de 195 pesos.
Para proteger al automóvil, existen diversas coberturas. Hay una llamada Protección con Deducible para daños, robo parcial o total, que recibe las siglas PDW. Con Avis, la prima diaria va de los 327 a los 598 pesos y el deducible va de los 39 mil pesos hasta los 280 mil pesos.
Una mayor protección la ofrece la cobertura de Protección sin Deducible (conocido con las siglas LDW), que, en caso de daños, robo parcial o total del auto libera al contratante de cualquier pago y añade protección a cristales y llantas. El costo diario va de los 716 pesos hasta los 989 pesos y no existe deducible alguno.

3. Revisa el exterior vehículo
Revisa la unidad de manera concienzuda y si notas alguna irregularidad repórtala de inmediato, para que no te cobren un daño previo.
Es conveniente tomar fotografías del auto con tu celular y buscar rayones y abolladuras. También revisa que las luces no estén dañadas y que los cristales suban y bajen correctamente.
Además, cerciórate del estado de cada llanta, específicamente que no tenga bolas en sus caras interna y externa y que el piso no esté liso o con desgaste excesivo.

4. Haz una prueba rápida
Cerciórate del buen funcionamiento del auto, que los frenos no estén bajos o que al oprimir el pedal no vibre. Es poco probable que al acelerar salga humo blanco por el escape, que denotaría una falla interna del motor
Que la suspensión no tenga tronidos y que al soltar el volante en plena marcha el auto no se cargue a un lado.