Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Cámara de Diputados eliminó la disposición en el Código Civil Federal que establecía que una mujer no podía casarse de nueva cuenta hasta pasados 300 días después del divorcio.
“La mujer no puede contraer nuevo matrimonio sino hasta pasados 300 días después de la disolución del anterior, a menos que dentro de ese plazo diere a luz un hijo. En los casos de nulidad o de divorcio, puede contarse este tiempo desde que se interrumpió la cohabitación”, se leía en el Artículo 158.
El dictamen remitido al Senado señala que, en virtud del divorcio, los cónyuges recobrarán su entera capacidad para casarse sin restricción alguna.
El diputado Germán Ernesto Ralis Cumplido, de MC, afirmó que esto abona a la igualdad de género.
“Conservar artículos retrógrados, como éste, implica seguir con un lastre a la igualdad. La lucha por la igualdad es diaria, tiene que ir desde el comportamiento de hombres y mujeres en las calles, pero cuyo ejemplo debe emanar precisamente de las leyes”, expresó, de acuerdo con un comunicado.
El hecho que una mujer deba esperar cuando menos 300 días para que pueda nuevamente contraer matrimonio es una violación a su derecho a la igualdad ante la ley, a la dignidad, a la no discriminación y al libre desarrollo de la personalidad, expuso María Gloria Hernández Madrid, diputada del PRI.

¡Participa con tu opinión!