El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Luis Francisco Romero David, expresó su confianza en que la negociación que ahora mismo llevan a cabo el Gobierno del Estado y los aún concesionarios del libramiento carretero poniente, se concrete a la brevedad y en las mejores condiciones para ambas partes.
“Ellos (los concesionarios), quieren obviamente una liquidación para soltar la concesión”, y llegar a un arreglo en ese tema significará liberar el proyecto y poder someterlo a una nueva licitación para la que ya hay interesados foráneos y locales, agregó.
En entrevista tras su participación en la sesión mensual del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes, estimó que la inversión inicial de dos mil millones de pesos calculada para el proyecto, podría incrementar de 5 a 10%, en virtud del aumento de precios que ha registrado últimamente todo lo relativo a la construcción.
Se trata, sin embargo, de un proyecto de inversión privada para el que ya hay muchos interesados, con recursos suficientes y capacidad instalada para asumir la responsabilidad de desarrollar los 22 kilómetros que faltan al libramiento, ampliar la parte que ya está construida y concluir con éxito este camino.
En ese sentido, recalcó que al igual que muchas otras carreteras del país concesionadas, éste será un proyecto que resulte un buen negocio para los inversionistas, de tal manera que la ganancia al concretarlo será por muchas vías.
“El libramiento imprimirá más seguridad y fluidez al transporte pesado, menos contaminación, afluencia vehicular y desgaste de vialidades al interior de la ciudad, y sobre todo un adecuado servicio de comunicación a través del territorio estatal”.
Romero David apuntó que además del libramiento carretero poniente que urge, ya hay estudios para tender uno en la zona oriente como vía alterna gratuita que debe contar el estado una vez que haya un tramo de cuota.
Reconoció que será necesario, pero también más tardado por el proceso de afectación territorial que implica, por lo que de momento ese puede esperar y sólo retomarse en tanto se concrete el libramiento poniente.