Las bajas ventas que las más de 500 carnicerías de Aguascalientes “padecen” durante la Cuaresma las recuperan al llegar la Feria de San Marcos, ya sea porque venden carne a comerciantes del perímetro ferial o porque las familias reciben visitas en esta temporada, dijo en entrevista Raúl González Reyes, presidente de la Organización de Industriales de la Carne.
“Hay carnicerías que tienen varios pedidos ahí en la Feria, ha de aumentar hasta un 50% su venta normal y esa venta es temporal, nada más durante la Feria”.
Las ventas en esta temporada de Cuaresma bajan en promedio 60% y se desploman hasta un 80% en Semana Santa, sin embargo, para los carniceros es una fecha ya esperada que en la mayoría de los casos aprovechan como descanso porque el resto del año no hay un solo día que dejen de laborar.
Hay pocos carniceros que deciden cambiar su giro de venta y meten mariscos, pero en realidad son contados los que optan por esta alternativa, en parte porque los olores de los productos del mar contaminan el espacio y a los clientes les desagrada y porque tampoco resulta tan rentable.
“La verdad son pocas, son contadas que siguen trabajando en esa situación porque el olor a pescado, además que hay que tener un permiso para vender el pescado y el marisco”.
Abundó en que sí les ha llegado a suceder a algunos carniceros que compran productos del mar para venderlos y no los acaban durante esta temporada y de manera posterior se les complica más venderlo.
Afortunadamente esta temporada no es un hecho fortuito, sino que año con año los carniceros la esperan e incluso se preparan porque ya de antemano saben que viene temporada baja. González Reyes comentó que generalmente quienes compran un toro diario ahorita compran medio toro y si compraba cinco a la semana, ahorita se lleva dos o tres cuando mucho.