Está en marcha el registro de ciudadanos aspirantes a ser consejeros electorales municipales para los comicios del 2 de junio del próximo año, donde nadie con filiación partidista o que sea servidor público podrá llegar al cargo, advirtió Luis Fernando Landeros Ortiz.
El presidente del Consejo General del Instituto Estatal Electoral dijo que este procedimiento consta de cuatro etapas, tras las cuales se habrán de designar 65 consejeros propietarios y 65 suplentes, para la integración de los once consejos municipales para el estado.
“Al corte del jueves por la noche ya se habían registrado 140 ciudadanos interesados en participar en el proceso electoral desde el ámbito de la autoridad; cada órgano colegiado será integrado por un presidente, un secretario técnico y cuatro consejeros”, agregó.
En entrevista, precisó que este domingo 11 de noviembre se cierra la etapa del registro en línea y se espera que la cantidad de aspirantes sea duplicada, pues el interés ciudadano en estos órganos electorales crece cada vez que hay un proceso.
La segunda etapa inicia el lunes y se refiere a la entrega de documentación por parte de los inscritos; quienes integren el expediente completo pasarán a un curso de capacitación que se coronará con un examen de conocimientos.
“Todos aquellos que tengan como mínimo una calificación de siete podrán continuar y pasar a una última fase marcada en la convocatoria, consistente en una entrevista personal que realizarán miembros del consejo general del IEE”.
El proceso culminará a mediados de diciembre con los nombramientos correspondientes, quienes entrarán en funciones los primeros días del mes de enero de 2019, con la instalación y puesta en marcha de los consejos electorales en cada municipio.
Landeros Ortiz exhortó a la ciudadanía a responder a la convocatoria con la salvedad de aquellos que tengan filiación a algún partido político o bien que formen parte de la estructura gubernamental, pues esa condición no les permite integrar los consejos.
Al respecto, recordó que en México las elecciones las hacen los ciudadanos y esa garantía ha significado un gran esfuerzo de revisión para filtrar cualquier interés político u oficial en la estructura que concreta la jornada de participación cívica más importante de la sociedad, como es el sufragio efectivo.