José de Jesús López de Lara

El pasado domingo fueron detenidas dos mujeres por parte de agentes de la Policía Penitenciaria, tras ser sorprendidas cuando pretendían introducir droga de manera clandestina al Cereso para Varones “Aguascalientes”.
Una de las mujeres arrestadas iba acompañada por una niña de 13 años, quien llevaba oculta la droga que iba a ser entregada a un familiar interno.
La otra involucrada, escondió la droga en una olla que contenía pozole y que le llevaba a su hijo para festejar su cumpleaños.

EN EL POZOLE
El trabajo de la Policía Cibernética, así como del Grupo de Inteligencia de la Policía Estatal y de agentes de la Policía Penitenciaria, permitió dar este doble “golpe” al tráfico de drogas al interior del Cereso para Varones “Aguascalientes.
Una de las sospechosas detenidas fue identificada como Esthela, de 40 años.
El pasado domingo, la mujer llegó al Cereso para Varones “Aguascalientes” con la finalidad de visitar a su hijo Daniel, quien se encuentra recluido en ese lugar.
La mujer le llevaba de comer una olla conteniendo pozole que le había preparado, por lo que llegó al área de garitas para la revisión correspondiente.
Sin embargo, la SSPEA informó que agentes del área de Inteligencia de la Policía Estatal y de la Policía Cibernética, ya habían detectado que dicha mujer pretendía introducir droga a dicho centro de reclusión, aunque desconocían la forma.
Al momento de que fue revisada la olla con pozole, descubrieron tres huesos grandes que estaban huecos y en donde la mujer llevaba ocultos 11 envoltorios con cocaína y metanfetamina, mismos que le fueron asegurados.
Ante tal situación Esthela fue arrestada y trasladada a las instalaciones de la Delegación Estatal “Aguascalientes” de la PGR, donde quedó a disposición del agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la Subprocuraduría de Control Regional de Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA).

INVOLUCRÓ A SU HIJA
En una segunda intervención y como resultado del trabajo de inteligencia previo, se reforzaron las medidas de seguridad ante la llegada de una mujer identificada como Martha, de 46 años, de quien se sospechaba pretendía introducir droga al Cereso para Varones “Aguascalientes”, a fin de entregársela a su hijo Juan Daniel, quien se encuentra interno.
La mujer se hizo acompañar de su hija de 13 años, presumiendo que a la pequeña no la iban a revisar.
Sin embargo, ante las sospechas que se tenían, la niña también fue sometida a una revisión y se le encontró un globo donde ocultaba varios envoltorios de cocaína y marihuana.
Tanto la mujer como su hija fueron trasladadas a las instalaciones de la Delegación Estatal “Aguascalientes” de la PGR, donde quedaron a disposición del fiscal federal.
Agentes federales de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) se encuentran realizando las investigaciones correspondientes.