Abimael Chimal
Agencia Reforma

TOLUCA, Edomex.- Gerardo Martino cerró su primer año al frente de la Selección Mexicana con un balance positivo, pero con la espina clavada por no haber enfrentado a rivales de mayor jerarquía.
«Podría ser un poco más expresivo si hubiéramos agregado entre medio de todos estos partidos alguno más de los de primer nivel, para saber si lo de Argentina es una realidad que tenemos que vivir y sobre la cual tenemos que mejorar, o si fue un partido con errores puntuales donde hubo media hora desafortunada. Para cambiar la calificación deberíamos haber tenido un abanico de rivales mucho más amplio», dijo.
«Lo que sí creo que es bueno es jugar un torneo oficial, donde hay Fase de Grupos, y empiezan los partidos donde te vas a tu casa o te quedas, y aún en esas situaciones de alto riesgo la forma de jugar se sostuvo, eso sí me parece que es importante. Nosotros hemos buscado el resultado siempre conservando la forma».
Para el «Tata», otra situación destacable es haber encontrado futbolistas jóvenes que están en proceso de madurar.
«Generalmente nosotros ubicamos nuestro confort en el resultado, esos resultados han sido buenos, plasmar una idea está plasmada, y me quedé muy conforme con esto que sucedió en octubre y noviembre, de mezclar los que más tiempo llevan en la Selección con los más jóvenes», explicó.
«Eso en el aprendizaje y crecimiento de esos futbolistas está bueno, es probablemente lo que más destaco».
De la sufrida victoria ante Bermudas, Martino reconoció que se vio obligado a modificar sus planes.
«Entramos un poco en desesperación hasta que tuvimos que recurrir a los muchachos de siempre, cosa que no era mi intención hacerlos jugar, ni a Rodolfo ni al ‘Piojo’ ni a Raúl, y tuvimos que forzar el resultado con ellos. Al final se dio, pero poco lo destacado de esta noche».