Desesperado por problemas con su esposa, un joven intentó arrojarse desde el puente peatonal que se ubica en el Blvd. a Zacatecas, a la altura del Centro Comercial Agropecuario.
Sin embargo, unos policías preventivos del Destacamento “Pocitos” que pasaban por el lugar, lograron frustrar el suicidio.
Fue a las 02:13 horas del domingo, cuando los policías preventivos Raúl y Anastasio, realizaban labores de vigilancia por el Blvd. a Zacatecas en la patrulla 0047-B1 de la SSPM.
Al pasar a la altura del puente peatonal que se ubica frente al Centro Comercial Agropecuario, detectaron que se encontraba un joven que brincaba los tubos de protección y amenazaba con arrojarse al vacío.
De inmediato los oficiales detuvieron la marcha y se dirigieron hacia donde se encontraba ese joven, al tiempo que solicitaban refuerzos.
Los policías preventivos subieron al puente peatonal donde ubicaron a un joven que vestía una camisa en color azul y pantalón negro, que se identificó como José Gustavo, de 25 años, con domicilio en el fraccionamiento Balcones de Ojocaliente.
Esta persona que a simple vista se notaba que se encontraba padeciendo una fuerte crisis emocional, amenazaba con lanzarse al vacío, ya que decía que tenía serios problemas con su ex esposa y quería suicidarse.
Mientras los oficiales dialogaban con el joven para convencerlo de que desistiera de sus intenciones, llegaron a la escena más policías preventivos al mando del comandante Campos.
Al tiempo que varios de ellos seguían conversando con el joven, otros se aproximaron poco a poco hasta que lograron sujetarlo y lo retiraron de la orilla, siendo de esta forma en que lograron rescatarlo y evitaron una tragedia.
Una vez que el joven José Gustavo logró descender del puente peatonal, fue valorado por paramédicos que arribaron en la ambulancia UE-09 de la Coordinación Municipal de Protección Civil.
Tras ser valorado, se determinó que este joven sufría de una fuerte depresión, por lo que se determinó trasladarlo a Justicia Municipal en el Complejo de la SSPM.
Sin embargo, José Gustavo insistía en que lo llevaran con sus familiares, por lo que a bordo de una patrulla fue trasladado con sus progenitores, a quienes se les informó sobre lo sucedido y éstos se comprometieron a llevarlo a que reciba la atención psicológica necesaria.