Momentos de angustia se vivieron la tarde del viernes en el fraccionamiento Pensadores Mexicanos, después de que un hombre amenazaba con arrojarse desde la azotea de un segundo piso de su domicilio con la intención de suicidarse.
Fue mediante labores de convencimiento, que policías preventivos del Destacamento “Terán Norte” evitaran que ocurriera una tragedia.
El hombre que intentó suicidarse debido a una fuerte depresión por la que atravesaba, por los fuertes conflictos con su pareja, fue identificado como Silverio, de 39 años.
Los hechos se registraron el viernes a las 13:00 horas, en un domicilio ubicado en la calle Juan José Arreola y cruce con avenida Siglo XXI Oriente, en el fraccionamiento Pensadores Mexicanos
Todo se originó cuando unos policías preventivos del Destacamento “Terán Norte” realizaban labores de vigilancia por la avenida siglo XXI Oriente, cuando al aproximarse a la calle Juan José Arreola detectaron una multitud desesperada.
En ese momento fueron alertados de que un hombre se encontraba en la azotea de una casa de dos plantas y gritaba que se iba a arrojar al vacío con la intención de suicidarse.
Fue en ese momento en que los policías preventivos Silvia Páez Medina y Eduardo Terrones Mercado, de la unidad 0605-B1, trataron de dialogar con la víctima quien se encontraba parado a la orilla de la azotea y gritaba que ya no quería vivir.
El suicida se identificó como Silverio, de 39 años, quien dijo ser carpintero y agregó que quería suicidarse debido a que tenía fuertes conflictos con su pareja.
Fue mediante labores de convencimiento como los oficiales de la SSPM lograron que desistiera de su objetivo y al final por su propio pie el carpintero Silverio descendió de la azotea de su domicilio.
Instantes después llegó personal de Protección Civil y una ambulancia de Bomberos Municipales, cuyos paramédicos valoraron al paciente y determinaron que se encontraba ileso, pero que atravesaba por una fuerte crisis emocional.
A fin de ayudarlo y evitar que intentara nuevamente suicidarse, esta persona fue trasladada a las instalaciones de Justicia Municipal, en el Complejo de la SSPM, donde fue canalizado al área de Psicología para recibir atención especializada.