Una movilización policiaca provocó un adolescente que amenazaba con arrojarse desde lo alto del paso a desnivel ubicado en la avenida López Mateos Poniente y el paso superior de la avenida F. Elizondo.
Lo anterior, debido a que se encontraba muy deprimido tras haber discutido con su novia y terminar su relación.
El frustrado suicida fue un joven identificado como Brandon, de 18 años.
Los hechos se registraron cerca de las 11:30 de la noche del pasado miércoles, cuando el policía preventivo Fernando, a cargo de la patrulla 0143-B1 del Destacamento “Centro”, realizaba un recorrido de vigilancia por la avenida López Mateos Poniente.
Al llegar al cruce con el paso superior de la avenida F. Elizondo, se percató que se encontraba un sujeto que intentaba arrojarse de lo alto del puente.
De inmediato prendió las luces de emergencia para que el adolescente se percatara de su presencia y enseguida descendió de la patrulla.
El policía preventivo se dirigió de inmediato al puente y comenzó a dialogar con Brandon para disuadirlo de que se arrojara al vacío.
El joven que se encontraba sumamente deprimido, señaló que había tenido un problema con su novia y habían terminado la relación, por lo que ya no quería seguir viviendo.
Siguiendo todos los protocolos para este tipo de situaciones, el oficial comenzó a aproximarse poco a poco al joven y aprovechó un descuido para sujetarlo fuertemente y retirarlo de la orilla. Brandon fue trasladado hasta el monumento “El Encierro”, donde fue canalizado por paramédicos que arribaron en una ambulancia de la Coordinación Municipal de Protección Civil.
Tras confirmarse que estaba ileso, se procedió a su traslado a la Dirección de Justicia Municipal, en el Complejo de la SSPM, quedando a disposición del área de Trabajo Social, hasta donde horas más tarde llegó la mamá de Brandon, a quien se le hizo saber lo ocurrido, haciéndole la recomendación de que lo canalizara a un centro de atención psicológica para evitar en un futuro que vuelta a atentar contra su vida.

¡Participa con tu opinión!