El Heraldo de Aguascalientes

Quedan 5 aspirantes al cargo de magistrado

El Consejo de la Judicatura Estatal propuso a los abogados Mauro Rene Martínez de Luna, Yuri Berthaud Reyes, Verónica Padilla García, Juan Gerardo Ortega Ayala y María del Rocío Franco Villalobos, como candidatos al cargo de magistrado del Supremo Tribunal de Justicia.
Tras una maratónica sesión privada del pleno de este órgano colegiado, el pronunciamiento respecto de los cinco perfiles fue concretado luego de analizar los resultados de los exámenes aplicados en el concurso de oposición convocado para tal efecto.
La integración de la quinteta supone además la valoración de la experiencia profesional de los once aspirantes que llegaron a la etapa final del concurso de oposición, tanto en la administración de justicia como en otras ramas de la profesión jurídica, como lo señala la convocatoria.
De acuerdo a lo previsto en la ley, una vez conformada, la quinteta será remitida por el CJE al Poder Ejecutivo del Estado, donde su titular analizará el perfil de sus integrantes, seleccionará a tres de éstos y enviará la terna al Poder Legislativo del Estado.
La fase final del procedimiento de designación de magistrado del Supremo Tribunal de Justicia se cumplirá en el pleno legislativo donde se someterá a votación dicha terna para decidir, por mayoría de votos, al profesional del derecho que será el séptimo integrante del máximo órgano de justicia en la entidad.
Cabe recordar que Mauro Rene Martínez de Luna y Yuri Berthaud Reyes, se desempeñaron como jueces hasta febrero pasado, cargo del que se separaron para cumplir actualmente funciones de vicefiscales en la Fiscalía General del Estado.
Por su parte Verónica Padilla García es titular del juzgado quinto en materia mercantil y Juan Gerardo Ortega Ayala del partido judicial con sede en Rincón de Romos, en tanto que María del Rocío Franco Villalobos es juez en materia familiar.
El acuerdo para emitir la quinteta fue suscrito por la presidenta del Poder Judicial y del Consejo de la Judicatura, Gabriela Espinosa Castorena y el pleno de integrantes y, de acuerdo a la convocatoria, se trata de una decisión inapelable.