Érick Rodríguez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- En el primer episodio de la Final regia no hubo nada para nadie…
Con goles de Nicolás Sánchez y Enner Valencia, Tigres y Rayados empataron 1-1 el duelo de ida de la Final del Apertura 2017, celebrado ante una gélida temperatura de un grado y aguanieve.
Ahora todo se definirá el domingo en el Gigante de Acero, un lugar donde Monterrey se hace fuerte, en el que no conoce la derrota en lo que va del torneo, pero en el cual Tigres ha ganado los dos juegos de Liguilla que ha disputado y sabedor que fue el último equipo en salir airoso de ese sitio.
Anoche, Tigres mostró músculo, garra y entrega, con una defensa sólida y un ataque rápido y eficaz, pero sin contundencia.
Monterrey, a pesar de verse superado en buena parte del juego, no pudo desplegar su explosivo ataque y salió vivo del Universitario y eso se reflejó en un sonriente Antonio Mohamed al término de partido.
Anoche hubo jugadas viriles que dejaron daños sensibles en ambos equipos, ya que Leonel Vangioni, de Monterrey, y Hugo Ayala, de Tigres, salieron expulsados por doble tarjeta amarilla y se perderán la vuelta.
Los Tigres salieron a comerse la cancha desde que arrancó el duelo, ahogando a los Rayados en la salida.
Pero fue Monterrey el que abrió el marcador apenas a los 8 minutos cuando Dorlan Pabon cobró un tiro de esquina que Sánchez peinó, pero el balón le salió al arco, complicando al arquero Nahuel Guzmán, quien en su afán de querer desviar el esférico lo acabó metiendo en su arco.
El Uni quedó en silencio por unos segundos, pero Tigres no dejó que el tanto lo mermara y siguió jugando con la misma intensidad.
Así, Enner Valencia sorprendió a la zaga rayada al buscar un balón en el área al 24′, pero fue fauleado por Rogelio Funes Mori, quien trató de evitar el tiro del ecuatoriano, por lo que el árbitro marcó penal, ante las protestas de los jugadores felinos, que pedían la roja para el argentino al ser el último hombre.
Con una ejecución a lo “Panenka”, Valencia empató el juego al 26′, al engañar a Hugo González.
Los minutos finales fueron intensos y esto provocó las expulsiones de Vangioni, por una falta a Ismael Sosa, quien entró por Vargas, y luego, ya en compensación, la de Ayala, tras entrarle fuerte a Funes Mori. Ambos fueron por doble amarilla.
Tigres tuvo y no pudo, Rayados no jugó a su nivel, pero salió vivo del Universitario, lo que hará que todo se defina este domingo en el BBVA, donde saldrá el campeón de la primera Final regia.