Como cada año, la familia Rodríguez Estévez ofreció terrorífica fiesta de disfraces a sus amigos más cercanos.
Charlie Rodríguez y Paty Estévez, así como sus hijos: Rocco y Dana, fueron excelentes anfitriones al abrir las puertas de su domicilio particular, el cual fue decorado especialmente para la ocasión.
Quienes asistieron al evento, portaron espectaculares disfraces alusivos a la época de halloween, algunos más tenebrosos que otros, pero todos igual de creativos y lucidores.
Durante la celebración, los invitados degustaron deliciosas botanas, bebidas y una exquisita comida que fue preparada al instante por el personal de banquetes.
Cabe destacar que para ambientar la celebración, se contó con la participación de un DJ que además puso a cantar a todos con rockola y videos de moda.