Llama el delegado de la Sedatu, Isidoro Armendáriz García, al Gobierno electo para que le dé continuidad a la tercera etapa pendiente del programa de Ciudades Seguras para las Mujeres, que contempla un gran bosque urbano, el cual beneficiaría a los habitantes de cuando menos ocho colonias del oriente de la ciudad, y que quedó inconcluso ante la falta de recursos federales. El funcionario federal comentó a El Heraldo que desde 2016 y 2017, la Federación dispuso de recursos para concretar importantes obras de infraestructura en las colonias Palomino Dena y su anexo, Rodolfo Landeros, Mirador de las Culturas, así como Cumbres I, II, III y IV, las cuales forman parte de un Plan de Integración Social y de Mejoramiento del Entorno Físico, que busca disminuir la problemática social que se vive en la zona. En 2017 se invirtieron cerca de 90 millones de pesos entre los tres niveles de gobierno para pavimentación, ampliación de viviendas y otras acciones, pero aún faltan cerca de 100 millones de pesos para concluir la tercera etapa, que consiste en un puente elevado junto al bordo Santa Elena. “Hay bastantes firmas y reclamos de la gente por ver esa obra inconclusa, desde hace tres años es uno de los grandes pendientes del Gobierno Federal”, aseguró el funcionario.