Las tradiciones religiosas no son negociables, destacó el presbítero Carlos Alberto Alvarado Quezada, al cuestionar severamente que las posadas se confundan con borracheras y que, incluso, se adelanten sin ninguna justificación; además, hay centros de trabajo en los que se celebran desde mediados de noviembre.

“Las posadas son fiestas que tienen como fin prepararse para la Navidad, comienzan el día 16 y terminan el 24 de diciembre; no se puede hablar de posadas sin rezos, sin que haya peregrinos, sin la esencia de los orígenes de estas festividades; además, las piñatas y el ponche, también son parte fundamental”.

Comentó que no hay que confundir las posadas, con las “gozadas”; “ahora, hasta en los antros se hacen posadas, sólo con alcohol y botanas”, añadió al destacar que las tradiciones son una manera de hacer presente lo que ocurrió en tiempos pasados; se transmiten de generación en generación, en forma oral o escrita. Su origen se remonta a los tiempos de la conquista, cuando los españoles llegaron a México.

“Incluso, también el aguinaldo es una tradición, por una parte lo obliga la Ley Federal de Trabajo, a razón del equivalente a 15 días de trabajo como mínimo, aunque hay patrones más espléndidos”.

La segunda acepción se ciñe a las tradiciones gastronómicas, donde la colación se entrega en bolsa de celofán o pequeña canasta de mimbre.

Sobre la fiesta de la Virgen de Guadalupe, que se celebra hoy, puntualizó que en la Basílica a las cinco de la mañana serán las “Mañanitas”, luego habrá misa cada hora, estimando una participación de al menos 15 mil fieles en las 13 misas. El obispo José María de la Torre Martín, oficiará la de las 12 horas del medio día, con la peregrinación de niños caracterizados como San Juan Diego y la Guadalupana.

¡Participa con tu opinión!