El presidente de la Cámara de Autotransporte de Carga en Aguascalientes, Roberto Díaz Ruiz, consideró infundada la advertencia del Banco de México acerca del posible desabasto de alimentos y artículos de primera necesidad en el país, con motivo de la emergencia que vive por los sismos y ante eventualidades climatológicas.

Demandó que su presidente, Agustín Carstens, imprima mayor responsabilidad a sus observaciones y las sustente, ya que la movilidad de alimentos y artículos primordiales no se ha frenado en el país, ni mucho menos se ha sufrido eventualidad alguna pese a ataques suscitados en contra de algunas unidades en Chiapas y Oaxaca, lo cual no es nuevo.

En entrevista, Díaz Ruiz lamentó que el Banxico esté siendo alarmista, pues puede generar un pánico que en verdad genere crisis en la sociedad, ya que su advertencia orilla a muchos al temor y a correr a los almacenes a proveerse en demasía de algo que no iba a faltar, pero a que partir de ese momento escasea.

Expuso que mientras las vías de comunicación en el país no estén interrumpidas no habrá ningún problema, y hasta el momento no lo están, de tal forma que los 6 mil 500 cruces en ambos sentidos que registra a diario la carretera no se han detenido, ni en otros puntos de la franja norte, como tampoco se ha suscitado algún retardo en la movilidad de las cargas en el resto del país.

El empresario sostuvo que el Banco de México no ha dado elementos para sustentar sus afirmaciones, y no tiene autoridad moral alguna para pronosticar lo que pudiera ocurrir si los asaltos a transportes se siguen dando.

Asimismo, comentó que Banxico debe advertir y actuar respecto de la movilidad del tipo de cambio, sobre la inflación y el impacto de ésta en la economía, pero no decir que por los sismos y por los robos al autotransporte, va a haber escasez de la que no hay signos que la adelanten.

“Además, los datos que hay respecto de las cosechas esperadas son buenos gracias al temporal regular que ha registrado todo el territorio; la llegada de insumos de todo tipo de Estados Unidos a México no cesa y los almacenes de víveres y artículos prioritarios tienen suficiente inventario para atender cualquier demanda extraordinaria, así que no hay señales de un desabasto”, concluyó.