La donación de terrenos realizada por el sexenio pasado para afianzar la inversión extranjera en Aguascalientes y detonar así la generación de empleos, no debe ser mal juzgada al ser una práctica de lo más normal entre los gobiernos, expuso el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Pedro Gutiérrez Romo.

Respecto de la donación de cerca de 500 hectáreas de tres terrenos de diferentes comunidades, los cuales fueron entregados para la edificación de Nissan II, así como otros incentivos a la inversión, mismos que posteriormente fueron vendidos por la trasnacional en alrededor de 17 millones de dólares, Gutiérrez Romo dijo que al existir una competencia feroz para poder captar inversiones de ese tipo, lo anterior forma parte de una serie de estrategias para poderlas concretar.

Agregó que son prácticas comunes entre los gobiernos para hacer posible la captación de importantes inversiones. Sin embargo, precisó que en caso de que se realizaran investigaciones sobre el tema y de hallarse inconsistencias, deberían de aplicarse las sanciones correspondientes para deslindar responsabilidades.

Finalmente, Gutiérrez Romo, minimizó las facilidades que las autoridades en turno llegan a dar para la captación de importantes proyectos, en comparación con los beneficios para empresas de capital local.

Al indicar que son cuestiones naturales dado el gran impacto en inversión y nuevas plazas laborales que en su momento pudieran significar, sostuvo que «es política en común, algunos dan terrenos, otros dan exención de impuestos y todos los estados lo hacen. Básicamente dan facilidades para atraer las inversiones. Si eso pudiera derivar en situaciones irregulares, que se investigue y se aplique la ley», indicó.