Llama la Diócesis de Aguascalientes a las familias a vivir de manera sana la tradición de las posadas y no desvirtuar el sentido en gozadas. El vocero, Carlos Alberto Alvarado Quezada, recalcó que estas fiestas deben ser vividas en familia, nos enseñan el valor de compartir y sirven de preparación para la Navidad.
En el marco de la tradicional conferencia de prensa, el vocero de la Diócesis de Aguascalientes recalcó la necesidad de rescatar las sanas tradiciones de la Iglesia propias de estos tiempos como son las posadas, al destacar que tienen una esencia natural religiosa, donde desafortunadamente muchas familias y empresas le dan otro tinte a esta fiesta. “No hagamos de las posadas, gozadas, porque caen muchas veces en el extremo”.
El Padre Carlos Alberto Alvarado Quezada llamó a la población en general a vivir un espíritu de posada preparativo a la Navidad donde a través de la alegría, del compartir, de tomar una copa o de brindar, “verdaderamente lleguemos a ser conscientes de la libertad, y de cuidar nuestra propia integridad y la de los demás”.
Asimismo, expresó su preocupación por el hecho de que estas fiestas luego terminan en lamentaciones o enlutando a familias al no saber vivir en armonía o fraternidad, sino con pleitos. “En estas fiestas debemos rescatar siempre lo que es la unidad y la paz, y sobre todo estamos haciendo un llamado a la fraternidad y a la unidad de las familias. Las posadas tienen una riqueza: el compartir”.
Alvarado Quezada recordó las palabras del Papa Francisco, quien ha invitado a los fieles a reflexionar sobre este tiempo de Navidad, sobre la caridad y la misericordia. “También Navidad es un tiempo de compartir hacia el otro lo que nosotros tenemos, ¿qué tanto estamos dispuestos nosotros a vivir un desprendimiento de lo que nosotros tenemos hacia los más necesitados? También esto es preparativo a la Navidad, abrir el corazón a Cristo y que el hombre entra también en un espíritu de conversión”, finalizó.