El ISSEA recomienda no caer en la tentación de automedicarse ante los males de salud que se incrementan con las bajas temperaturas. Hay que acudir al médico ante la presencia de infecciones respiratorias agudas, intoxicaciones por gas butano y monóxido de carbono, y quemaduras, cuya incidencia es mayor en esta época.

El titular de esta dependencia, Sergio Velázquez García destacó la importancia de que la población reconozca los factores de riesgo, medidas de precaución, signos y síntomas de alarma, para que las personas detecten de forma oportuna enfermedades que se pueden presentar en esta temporada.

Las más comunes, dijo, son las infecciones respiratorias agudas, por lo que una vez que se presente un cambio brusco en la temperatura corporal, el paciente no se automedique, y acuda directamente a recibir atención médica, ya que cualquiera de estos padecimientos, si se complica, puede derivar en neumonía.

Es reforzar la higiene de manos, evitar tocarse ojos, nariz y boca; al toser y estornudar usar el ángulo interno del brazo; limpiar con agua y jabón objetos de uso común; consumir alimentos ricos en vitamina C y frutas de temporada, así como mantener una buena hidratación.

Velázquez García, recordó que la vacunación a menores de cinco años y mayores de 60 años, es primordial en esta época del año, así como a la población de riesgo, que son mujeres embarazadas y pacientes con enfermedades crónicas.

Dijo que también es importante protegerse del frío usando ropa gruesa, y suficientes cobijas por la noche, poniendo mayor atención en la población vulnerable, al igual que evitar contacto con personas enfermas o protegerse adecuadamente.

Reiteró su invitación a atenderse oportunamente en caso de presentar cualquier enfermedad, así como extremar precauciones a fin de evitar quemaduras o intoxicaciones con monóxido de carbono, por el uso de anafres y braceros.