La instrumentación de un sistema de transporte público exclusivo para mujeres, como el que opera en la Ciudad de México, será eventual solución para la seguridad de ellas en sus trayectos, en tanto “se reeducan los varones”, señaló Marcela Lagarde de los Ríos.
Aseguró que ese esquema en el que ellas van por un lado y ellos por el otro, como son los taxis y autobuses rosas, algunos vagones del metro y el metrobús, así como una nueva línea de alquiler de autos privados con chofer mediante aplicación en celular, ha ayudado a disminuir en 80% las denuncias de acoso en contra de mujeres en transporte público.
En conferencia de prensa en el marco de su participación en el I Coloquio de Género que se lleva a cabo en la Universidad Autónoma de Aguascalientes, la investigadora destacó que bajo este esquema de servicio de género, las conductoras están previamente capacitadas en la defensa de los derechos humanos de sus iguales.
En ese sentido, reiteró que “cuando los hombres en México sean reeducados, las mujeres ya no requeriremos de ese sistema”.
Durante su exposición, refirió que a pesar de más de dos décadas de lucha intensiva por la defensa de los derechos humanos de las mujeres, en nuestro país las autoridades siguen siendo omisas a esta meta.
Ese es un grave problema, dijo, porque la tolerancia a la violencia contra mujeres sigue estando presente en la familia y la comunidad, pero además las instituciones la minimizan y entonces todas las acciones implementadas para que el Estado la combata, siguen siendo insuficientes.
Antes, en la inauguración del coloquio que se desarrolla en la UAA bajo el tema, “Del Discurso a la Práctica” en el tema de género, el rector Francisco Avelar González coincidió en que pese a los esfuerzos colectivos para combatir la violencia de género, la problemática social no cede.
Añadió que la violencia de género se mantiene como fenómeno social grave que implica actitudes, dinámicas cotidianas, comportamientos, hábitos y conceptos mentales que deben erradicarse para impulsar una sociedad más equitativa, respetuosa e igualitaria, tarea en la cual deben participar las instituciones de educación superior.

¡Participa con tu opinión!