El presidente de la UGRA, Juan Pablo Franco Díaz, llamó al virtual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a contener las importaciones de leche de mala calidad y echadas a perder, incluso de esos productos que engañosamente se venden como lácteos a los consumidores, sin serlo. Además, debería subir los aranceles en ese ámbito, dijo.
Aseveró que la leche debe dejar de ser la “moneda de cambio” entre los gobiernos mexicano y estadounidense, pues “México vende aguacates, llantas o coches o cualquier otra cosa, pero aquella nación vecina impone su leche en polvo de mala calidad”.
“Hasta ahora los avances de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio no han sido positivos para los lecheros mexicanos, ciertamente México es deficitario en la producción de este alimento; lo ideal sería que ingresara la que realmente se requiere y permitir que los productores nacionales crezcan y no apoyar a los del extranjero”, recalcó.
En este momento, los ganaderos lecheros de Aguascalientes se encuentran a expensas de lo que deciden las empresas industrializadoras, ellas definen cuánta leche compran y el precio por litro.
Sin embargo, el presidente de la Unión Ganadera Regional Aguascalientes aclaró que la grasa de la leche es un insumo que crece en precio, gracias a la producción de quesos. Agregó que la demanda de quesos se relaciona con la popularización en el consumo del vino tinto.
En este momento, el grupo de lecheros CGALAC ya comenzó a construir su nave, donde 40 ganaderos se enfocarán a la producción de quesos maduros, quienes esperan procesar diariamente 200 mil litros.
Hoy en día se producen un millón 200 mil litros diarios de leche, siendo en Pabellón de Arteaga, Jesús María y San Francisco de los Romo donde más se obtienen.
“En la actualidad Aguascalientes se encuentra en el noveno lugar a nivel nacional, es decir, somos una cuenca lechera muy importante, por lo que se requieren mayores apoyos para seguir potencializando a este sector”, finalizó.