Indispensable la denuncia ciudadana para que la Ley Antitabaco deje de ser de ornato y se cumpla a cabalidad, destacó la diputada María del Carmen Mayela Macías Alvarado.
Hoy en sesión del Congreso se vota el dictamen de su propuesta de reforma en tal sentido, en la que se prevén multas de 806 mil pesos al que permita fumar en lugares cerrados y al que fume en unidades de transporte público o utilitarias.
El documento incluye establecer mecanismos de coordinación entre todas las instancias públicas y privadas involucradas, así como las acciones tendientes al establecimiento de programas públicos para prevenir y disminuir las consecuencias en la salud de las personas, derivadas de la inhalación del humo del tabaco.
Deben cumplir las disposiciones de ley los hoteles, moteles, casas de huéspedes, restaurantes, bares, centros botaneros, cantinas, cervecerías, discotecas, cabarets, pulquerías, cafeterías y otras negociaciones mercantiles con acceso al público.
Asimismo, queda prohibida la práctica de fumar tanto en estos espacios, como en vehículos de servicio de transporte público de pasajeros en todas sus modalidades que circulen en el estado.
También se contemplan los vehículos utilitarios y oficiales destinados al servicio público, propiedad del Gobierno del Estado y de los Municipios; en espacios cerrados de trabajo y en sitios de concurrencia colectiva.
Los espacios cerrados -libres de humo de tabaco-, serán sancionados económicamente por permitir, tolerar o autorizar que se fume en los mismos.
Es obligación de los propietarios, administradores, responsables o encargados de los establecimientos mercantiles en los que se expendan al público alimentos o bebidas con el apoyo de los empleados que laboran en el mismo, respetar y hacer respetar la prohibición de fumar en el interior de los mismos. Se exceptúan las secciones acondicionadas para fumar.
Se deben colocar en las entradas y en el interior de los mismos, las señalizaciones y letreros que orienten a los empleados, trabajadores, usuarios y visitantes que se trata de un espacio 100% libre de humo de tabaco, que contengan leyendas de advertencia sobre su incumplimiento, el teléfono y el portal de Internet o correo electrónico donde se puedan presentar quejas o denuncias.
De igual forma, en el interior de estos espacios, no deberá existir ningún cenicero o cualquier elemento que incite a fumar, ni residuos de productos de tabaco, aun estando apagados.

¡Participa con tu opinión!