Alejandra Benítez / Agencia Reforma

CDMX.- Pumas se niega a dejar ir el torneo de Copa, y ayer dio muestra de que quiere seguir en este certamen, ya que a pesar de tener ausencias importantes, sacó la casta y doblegó al Celaya por la mínima diferencia, terminando el partido con 9 mexicanos, 8 de ellos surgidos de su cantera.

Los que se despidieron fueron los Toros, que no pudieron ganar un solo partido en esta Fase de Grupos, sin embargo en el encuentro del domingo pelearon hasta el último minuto y le dieron la batalla a los universitarios.

En los primeros 45 minutos cómo extrañaron los auriazules a Nicolás Castillo, pues por más que buscaron el arco enemigo, nadie atinaba a tomar el balón para perforar la portería de Sergio Vega.

Costó para que se sacudieran esta idea de jugar para un solo hombre al frente y Joffre Guerrón vivió momentos aciagos, cuando no pudo hacer sus bicicletas de antaño para llevarse a sus marcadores.

Luego de cambiar de línea de 5 a una defensa más tradicional con 4 hombres atrás, el ingreso de Brian Figueroa le dio otro rumbo al encuentro, pues finalmente el ecuatoriano encontró alguien con quien acompañarse y Néstor Calderón se vio con mayor propuesta en la banda izquierda.

Al 64′ apareció Guerrón, quien remató a la red con la cabeza luego de un certero pase de Figueroa, y con ello le dio la tranquilidad que le había venido haciendo falta al conjunto universitario.

La victoria fue como el bálsamo que había esperado Pumas para tomar aire en la Fecha FIFA y buscar enderezar el camino, además de que también le sirvió a Sergio Egea para hacer apuntes sobre las piezas que no terminan por encajar en el equipo.

¡Participa con tu opinión!