En la delegación estatal del IMSS, cerca de 80 mil estudiantes reciben atención médica. Se trata de alumnos mayores de 16 años que no tienen ningún tipo de seguridad social y se encuentran inscritos en planteles del Sistema Educativo Nacional.

Este aseguramiento garantiza atención de medicina familiar, especialidades, subespecialidades, hospitalización, cirugías y fármacos para los estudiantes que no tienen ninguna modalidad de seguridad social.

El delegado Diego Martínez Parra, explicó que para este fin, las autoridades de los planteles de nivel medio superior y superior deben reportar al IMSS las matrículas de los estudiantes que no tengan seguridad social o similar.

Esta notificación se debe realizar cada seis meses, para identificar nuevos ingresos o bajas de los estudiantes.

“En tanto el alumno curse en forma regular los períodos escolares, tiene derecho a recibir atención médica durante todo el ciclo, incluidos cursos propedéuticos y vacaciones”, aseguró el funcionario.

Una vez que se ha procedido con la inscripción de los alumnos ante el IMSS, la autoridad escolar les entregará una constancia de alta que muestra el Número de Seguridad Social (NSS) asignado.

A partir de ese momento, el alumno puede acudir a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) más cercana con esta constancia, identificación oficial (si son mayores de edad) y comprobante de domicilio.

Los interesados pueden preguntar en sus instituciones educativas, por dicho procedimiento. Se trata de una disposición presidencial y aplica en todo el país.