La población se despreocupa sobre el cuidado de las uñas, afirmó el dermatólogo Eduardo David Poletti, cuando estas deben recibir la misma atención que se le brinda al cabello y la piel; añadió que existe una cultura por fomentar la ornamentación de las uñas, ya que en las mujeres es común el uso de cosméticos desde temprana edad, pero no ocurre este mismo comportamiento con el cuidado por cuestiones sanitarias.
Destacó que el embellecimiento de las uñas implica el consumo de productos como acrílicos, pegamentos y resinas, los cuales pueden propiciar la aparición de alergias, sobre todo si estos productos se aplican a edades tempranas; por lo anterior recomendó a los padres de familia que no le compren este tipo de productos a sus hijas.
David Poletti explicó que al hacer uso de estos productos que contienen demasiados químicos, la salud de las uñas se deteriora, por ello adelgazan y se van carcomiendo y resquebrajando, además de que aparecen fisuras y opacidades, con lo cual esta parte del cuerpo es más propensa a que se dañe y contraer alergias.
Recordó que las uñas tiene una función: le brindan protección al cuerpo, sin embargo, en la actualidad la gente no valora esta función, por ello es más propensa a contraer enfermedades, pues al no proporcionarles los cuidados adecuados, estas excrecencias se convierten en un vehículo para transmitir alergias, sobre todo en párpados y en la cara cuando tienden a rascarse.
Por último, el dermatólogo David Poletti mencionó que es fácil comprobar el atributo ornamental que se le brinda a las uñas, pues muchas mujeres optan por colocarse hasta piedritas y pinturas, lo cual puede conllevar a ciertos riesgos en materia de salud.