El consumo del cigarro, el alcohol e incluso la práctica del sexo oral sin protección, pueden ser factores que predisponen a padecer cáncer en la boca, así lo estableció la secretaria de Protocolos del Colegio de Cirujanos Dentistas de Aguascalientes, Ana Italia Marín Bosque.

La especialista comentó a El Heraldo que uno de los principales factores que pueden afectar es el consumo del cigarro, toda vez que éste contiene una serie de elementos tóxicos. Otro factor, es un irritante mecánico constante y duradero en la boca, como una prótesis mal ajustada que cause laceraciones o ulceraciones constantes al paso de los años. “También el padecer VIH, el alcohol como un irritante en personas que son alcohólicas, es decir, toda exacerbación de temperatura o de grado de acidez de la boca o cualquier irritante continuo y constante que provoque inflamación continua”.

Y por último, resaltó que a últimas fechas se ha visto descubierto que el virus del papiloma humano en ciertas variantes, particularmente el número 16 y 18 en la boca puede ser un factor predisponente de cáncer bucal, específicamente del cáncer orofaringeo y también puede darse en los bordes de la lengua o del paladar que se contagia a través del contacto íntimo.

Afirmó que el sexo oral sin protección puede aumentar el riesgo de una infección a través del virus del papiloma humano, donde una persona puede no darse cuenta y con el tiempo expresarse ya como una alteración celular, que a su vez predispone a padecer un cáncer bucal. “El sexo oral es riesgoso en ese sentido por lo cual se sugiere la protección”.

Destacó que según estudios, se estima que entre el 60 y el 80% de las personas en el mundo padecen o están contagiados por el virus del papiloma humano, particularmente del tipos 16 y 18 que son los que predisponen a lesiones malignas.

Estableció que entre los síntomas a sospechar destaca la aparición de algún bultito en la boca, algún cambio de coloración, alguna lesión, fisura o llaga que no sane y que esté presente por más de 15 a 30 días, por lo que hay que acudir con el especialista. “Puede tratarse de una cuestión benigna o un sangrado constante. El dentista detecta estas lesiones y lo deriva al oncólogo quien determina el tratamiento”, finalizó.