Pedro Sanchez Briones 
Agencia Reforma

Chihuahua, México.- La atracción de la Suprema Corte de Justicia de la Nación del caso de presunto peculado de 250 millones de pesos imputado en 2017 por el Gobierno de Chihuahua, al ex Secretario General Adjunto del PRI, Alejando Gutiérrez, es una oportunidad para finalizar la impunidad del ex presidente Enrique Peña Nieto, consideró el Gobernador Javier Corral.

«Se abre la oportunidad de ponerle fin a esa impunidad que promovió, que dirigió, que consintió Peña Nieto, porque todo eso lo hicieron, todos estos que acaban de aparecer ayer en escena», subrayó Corral en conferencia de prensa.

Para el Gobierno de Chihuahua, agregó, la decisión de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación representa una esperanza de atajar la impunidad que se ha pretendido tender en el desvío de los 250 millones de pesos.

«Se abre la esperanza de que Chihuahua vuelva a conocer no sólo por su carácter de víctima y principal agraviado de ese desvío, sino por la reposición del procedimiento de toda esa investigación hasta donde puede llegar el caso».

Por tres votos contra dos, la Primera Sala de la Corte aceptó la solicitud planteada por el Sexto Tribunal Colegiado en Materia Penal, para aclarar si el Estado de Chihuahua puede ser considerado como víctima en este caso, asunto de trascendencia jurídica que amerita la intervención extraordinaria de la Corte.

«La decisión no es resolver los amparos, lo que hoy hizo la Corte o esa sala, la primera sala, que estudia la materia penal y administrativa, resolvió atraer el conocimiento y resolver el fondo de los amparos que hemos promovido», afirmó.

El Mandatario chihuahuense recordó que son amparos en dos grandes temas.

«Ustedes recordarán de toda esa componenda que se armó entre el anterior encargado del despecho de la Procuraduría General de la República, Alberto Elías Beltrán, entre los abogados defensores de Gutiérrez, entre otros Collado, y un Juez federal de la Ciudad de México, Gerardo Moreno García.

«Hay que aprendernos también esos nombres que resolvieron atraer, federalizar el caso y negarle a Chihuahua su condición de víctima y de agraviado», enfatizó.

Lo hicieron, aseguró, bajo dos supuestos absolutamente inadmisibles en términos del derecho.

«Que como todo el desvío se había planeado en la Ciudad de México e involucraba recursos de la Secretaría de Hacienda, eso hacía que el asunto se federalizara, modificando toda la teoría penal. Los delitos se investigan donde se cometen, no donde se planean», aseveró.

«Pero además diciendo que los recursos que eran objeto del desvío eran recursos federales, cuando teníamos un dictamen de la Auditoría Superior de la Federación, señalando que eran recursos de origen local, atrajeron el caso y lo federalizaron, se lo quitaron a Chihuahua».

Según Corral, lo atrajeron para luego, bajo la misma componenda y varios de estos mismos actores, dijo, desistirse la Procuraduría General de la República de los 21 cargos en los que se constituía la acusación de la Fiscalía General del estado de Chihuahua.

«Un amparo es por habernos eliminado la categoría o la calidad de víctima y el otro es por ese desistimiento que provocó el sobreseimiento a título de exoneración de Alejandro Gutiérrez Gutiérrez».

Rememoró que luego de presentar los amparos, recorrieron instancias y llegaron a Colegiados de Circuito.

«Y los Colegiados de Circuito terminaron solicitando a la Suprema Corte que los atrajera para su conocimiento, por la relevancia constitucional de las actuaciones judiciales».

«Por eso hoy es una gran noticia para el País, no sólo para Chihuahua, es una gran noticia para México, no sólo para los chihuahuenses, el que la Corte conozca de estos amparos que tienen que ver con el único caso de corrupción política que ha documentado el desvío de recursos públicos a una campaña electoral o a un partido político».

«Esa es la relevancia del caso denominado Alejandro Gutiérrez o como popularmente se le conoce La Coneja».