Marlen Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Debido a errores metodológicos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), la CFE estuvo cobrando hasta tres veces de más por su suministro eléctrico a ciertos usuarios residenciales en los primeros meses del año.
Se trata de clientes con tarifas GDMTH (Gran Demanda en Media Tensión Horaria, que aplica a usuarios con consumo superior a 25 kilowatts por mes y que cuentan con un transformador), los cuales lograron que la empresa eléctrica les compensara hacia el tercer mes de pagos los sobrecobros, pero tuvieron que reclamar personalmente en las instalaciones de la CFE, pues la corrección no les venía en automático.
“Tuve que ir a las oficinas de la CFE y debo decir que me atendieron muy bien y me explicaron que el problema venía de unos errores en la metodología que emitió la CRE para hacer los cobros.
“Yo ya resolví mi problema, pero aquí la pregunta es a cuánta gente más le hicieron esos cobros indebidos, hasta que la CRE finalmente corrigió, y el Gobierno se quedó con ese dinero porque no fueron a reclamar”, dijo un afectado que pidió el anonimato, pero que entregó copia de sus recibos sobre su caso, al igual que una decena más, a Grupo REFORMA.
Otro afectado cuestionó los errores metodológicos de la CRE y la tardanza con que los corrigió, pues transcurrieron 4 meses desde que se publicó la metodología, en noviembre del 2017, hasta febrero de este año, cuando se realizó la corrección.
Una persona más de cuyo caso exhibió sus recibos criticó que luego de la corrección en su recibo aparecieron en cero sus consumos.
“Esto te habla de la manipulación de los sistemas”.
El origen de los cobros excesivos fue que la antigua metodología estipulaba que la demanda a la que se aplicarían los cargos por distribución sería la máxima en los últimos 12 meses, perjudicando a aquellos consumidores que un mes tenían una gran demanda y ésta los afectaba durante los siguientes 12 meses.
Este aspecto fue modificado por la CRE en febrero, cuando decidió que se hiciera una comparación entre esa máxima de los 12 meses y la del mes actual, y que se tomara la mínima entre esas dos.
El 3 de mayo se realizó otro cambio que modificaba el mismo aspecto y en adelante la comparación sería entre la demanda máxima mensual y la demanda asociada al consumo, suavizando aún más el criterio.
Otro de los problemas fue la formula asociada al cargo por capacidad que se cobraba respecto al consumo del mes en horario punta, aspecto que también fue modificado en mayo, cuando se apuntó que éste debía aplicarse al valor mínimo entre la demanda en horario punta y la demanda asociada al consumo.
“La forma en la que se implementó (el cambio en el esquema tarifario) fue muy abrupta y hubo fallas en la comunicación entre CFE y la CRE, pero en espíritu yo creo que fue para bien, ya que había un desligue muy fuerte entre lo que le costaba a CFE dar el servicio de suministro de energía eléctrica y lo que le cobraba a sus clientes”, refirió Federico Muciño García, socio de la consultora Epscon.
Añadió que los usuarios residenciales que se encuentran bajo la tarifa GDMTH son relativamente pocos, pues son casas con un consumo elevado de energía y que cuentan con un transformador propio, mientras que la mayoría son usuarios industriales de tamaño mediano.
La Profeco recomendó a los consumidores que se sientan afectados acudir a sus oficinas.