Cesar Esteban Flores Rodriguez 
Agencia Reforma

CDMX.- El juez federal Augusto Octavio Mejía prohibió imputarle cualquier delito a uno de los presuntos operadores de la estafa millonaria en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Francisco Javier Báez Álvarez, ex director de Programación y Presupuesto de la dependencia, acusado de desaparecer documentos originales con firmas falsificadas para operar estafas millonarias, obtuvo una suspensión definitiva contra cualquier intento de la Fiscalía General de la República de llevarlo ante tribunales.

El ex funcionario había sido señalado por la PGR, ahora Fiscalía, como presunto responsable de la pérdida o sustracción de los convenios originales suscritos entre la Sedatu y la Universidad Politécnica Francisco I. Madero, los cuales permitieron presuntos desvíos de 185 millones de pesos.

La sustracción ocurrió durante la gestión de Rosario Robles.

Dichos convenios tenían firmas falsificadas de funcionarios que alegaron no haber participado en las operaciones fraudulentas.

Mejía, Juez Tercero de Distrito en Amparo, concedió la suspensión definitiva a Báez, brazo derecho del ex Oficial Mayor de Sedatu, Emilio Zebadúa, por lo que, al menos por este expediente, no tendrá que comparecer ante un juez de control hasta que su amparo sea resuelto en última instancia, lo cual podría prolongarse más de medio año.