Por: Octavio Díaz García de León

El gran tema en las campañas electorales es el de la corrupción y cómo combatirla.Todos los candidatos presidenciales tienen ya algunas propuestas al respecto. Hay aspectos novedosos, más de lo mismo y una propuesta descabellada.

Aunque casi todos los días los candidatos hablan del tema de combate a la corrupción y el debate de los candidatos a la presidencia no fue la excepción, sus propuestas no siempre son las mismas. Dado que el debate les dio muy poco tiempo para explicar sus propuestas, hay que buscar en otros documentos previos más detalle.

El candidato del Frente PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya, hizo una propuesta hace algunos días. Se centra en seguir la huella del dinero y quitar oportunidades para el mal uso del mismo, utilizando tecnología de punta. Consiste en lo siguiente:

Combatir la corrupción electoral mediante el uso de inteligencia financiera. Seguir la huella del dinero canalizado a las elecciones, utilizando herramientas informáticas de que dispone el gobierno federal. Esta estrategia, además, es útil para combatir corrupción de todo tipo.

Eliminar el uso de efectivo en las transacciones del gobierno. Aunque esto ya sucede en los contratos del gobierno federal, todavía es mucho lo que hay que avanzar a nivel local en donde numerosos trámites admiten pago en efectivo. Quedan grandes áreas de oportunidad a nivel federal como, por ejemplo, el cobro de cuotas a automovilistas en las carreteras federales.

Crear una plataforma virtual portátil. La idea es que se puedan seguir los recursos públicos en tiempo real y que no sean susceptibles de trampas, utilizando la tecnología blockchain que ha revolucionado el mundo de la internet, para establecer transacciones confiables entre particulares y de estos, con el gobierno.

Fortalecer dos institucionespara atacar el problema por la vía penal y poder meter a la cárcel a los corruptos: la Fiscalía General y la Fiscalía Anticorrupción, dándoles independencia y autonomía.

En el debate, aparte de mencionar lo anterior, Anaya dijo que lo que ha probado ser más eficaz para combatir la corrupción ha sido la alternancia, tal como ocurrió en Chihuahua, Veracruz y Quintana Roo, donde hubo cambio de partido y los anteriores gobernadores están siendo perseguidos por actos de corrupción.

Por lo que respecta al candidato del PRI, José Antonio Meade, hace un par de meses propuso tres medidas: Una “certificación de honestidad” de servidores públicos que demuestre congruencia entre sus ingresos y lo que poseen. En el debate lo tradujo como la presentación de la declaración 7 de 7, una especie de 3 de 3 certificada con datos validados. Un aumento de sanciones, aunque esto ha probado no ser disuasivo por el alto índice de impunidad. Extinción de dominio. Hacer más ágil este proceso para poder quitar bienes o dinero mal habidos, al pasar de una figura penal a una por la vía civil.

En el debate agregó, además, el darle autonomía al Ministerio Público, eliminar el fuero, agregarle el SAT, SHCP y el INE al Sistema Nacional Anticorrupción (SNA). Esto último sería lamentable pues haría más inoperante al SNA.

La propuesta de la candidata Margarita Zavala por su parte está basada en fortalecer valores, reforzar el Sistema Nacional Anticorrupción, simplificar trámites, vigilar el gasto, más transparencia y ser implacables con los corruptos incluyendo el fortalecer la extinción de dominio como propone Meade.

Son propuestas buenas pero que se han venido haciendo desde hace 18 años y no han dado muchos resultados.

El candidato López Obrador, aparte de decir que cuando él llegue al poder, por ese hecho se acabará la corrupción; propone en su Proyecto de Nación, 26 acciones para combatir la corrupción.

Entre ellas se encuentran de manera destacada el combatir lavado de dinero, quitar el fuero, revisar contrataciones públicas y ciudadanizar el combate a la corrupción. En estas propuestas tampoco se ve nada novedoso y en un caso, el que cualquier persona pudiera aportar pruebas ante un juez, sin pasar por el Ministerio Público, podría prestarse a arbitrariedades.

En el debate no mencionó estas propuestas sino otras, tales como: gobernar con el ejemplo, acabar con el influyentismo, vender el avión presidencial y reducir los sueldos de los altos funcionarios públicos. Todas estas últimas medidas son ineficaces para combatir la corrupción. Al candidato le haría bien leer su Proyecto de Nación, donde hay algunas buenas ideas.

Finalmente, en el debate el candidato Jaime Rodríguez, “El Bronco” quien propuso amputar la mano de los corruptos. Sin comentarios.

Para emitir un voto razonado es necesario conocer las propuestas de los candidatos y contrastarlas. Sin embargo, el problema no está en proponer, sino en ejecutar lo planteado. Allí es donde también hace falta ir conociendo a los actores que, de ser elegidos sus candidatos, tendrían en sus manos la implementación de estas propuestas.

Cada candidato podría tener un vocero por tema, que se vaya perfilando como probable secretario. En ese sentido AMLO ya decidió quien sería su secretaria de la Función Pública.

Sería bueno que los candidatos vayan perfilando a su equipo para saber si de verdad irá en serio la implementación de lo que proponen. Pueden ser muy buenas propuestas, pero será definitorio quién esté a cargo de llevar a cabo el combate a la corrupción, para saber si habrá resultados o no en este problema tan grave.

 

 

¡Participa con tu opinión!