El Presidente Enrique Peña pidió a los damnificados por el sismo de hace un mes en Chiapas y Oaxaca organizarse en grupos para reconstruir más rápido sus comunidades.
“He pensado que en grupos de cuatro o cinco familias que hubiesen perdido su vivienda, sobre todo donde hubo daño total, puedan unirse para que, de forma conjunta, vayan reconstruyendo las viviendas”, dijo.
“Creo que si se organizan a modo de tandas, como suele llamarse, se organizan cuatro familias y deciden entre todos construir una primera casa, se sortea la de quién, luego la que sigue, la que sigue, y así las cuatro casas, trabajando en equipo, pueden lograr la reconstrucción de sus viviendas”, explicó.
En 10 días, una docena de pobladores, con 60 mil pesos de material de construcción donado por organizaciones y empresas, levantaron la casa de la familia Zambrano.
La vivienda de dos habitaciones en 43 metros cuadrados, de tabique y techo la lámina de acero, es una casa muestra en la que se basó el Gobierno federal para entregar 120 mil pesos por inmueble destruido por el sismo del 7 de septiembre.
El Presidente les pidió a los damnificados seguir ese ejemplo de trabajo en equipo.
“Aquí hicimos un plan piloto para poder demostrar como 120 mil pesos permiten la reconstrucción de una vivienda digna y decorosa, con dos cuartos como lo mandata la nueva política en vivienda”, justificó.
Peña entregó tres casas como ésta, dos a adultos mayores y una más a la pareja Zambrano, cuyo hijo nació el 19 de septiembre pasado.
Adicionalmente, les entregó los monederos electrónicos en los que les serán depositados 120 mil pesos en cuatro mensualidades para que, consideró, puedan aplanar las paredes, construir baño y cocina, e incluso, aumentar otra habitación.
“Así ya se acerca a lo que antes tenían”, dijo a las familias.
En la plaza municipal, ante miles de damnificados de esta comunidad indígena, donde casi el 50 por ciento de casas se cayó, el Presidente informó que serán asesorados por empresas y organizaciones para que construyan viviendas firmes.
“No queremos que vuelva a temblar, pero por si pasa”, soltó.
Refirió que lo califican de optimista, por calcular que en cinco meses todos tendrán sus hogares terminados.
“Me han dicho que soy muy optimista porque en cuatro o cinco meses nuevamente la vivienda estará reconstruida, y eso va a depender de ustedes, de que le destinen el recurso económico a esto”, señaló.
Durante dos horas, el Presidente recorrió las calles de esta comunidad para entregar tarjetas y hacer una reiterada petición: ser responsables en el uso de los recursos, no gastarlo en otras cosas, y no venderlas o dejarse presionar por terceras personas para entregarlas.
En una de las tarjetas se depositarán 90 mil pesos que sólo serán canjeados por material de construcción, pero en otra podrán disponer de 30 mil pesos en efectivo.
Peña también recorrió la escuela Manuel Acuña, donde se cayeron tres aulas, por lo que prometió a los niños que éstas serán reconstruidas y tendrán baños nuevos.

¡Participa con tu opinión!