Lorena Martínez Rodríguez, abanderada priísta al Senado de la República, se comprometió a empujar medidas de apoyo salarial que mitiguen los paros técnicos a través de incentivos que se puedan conceder a las empresas, para evitar esa medida extrema de detener las líneas de producción y así proteger el salario de los trabajadores.
El incentivo fiscal debe ser un instrumento de control, para frenar efectos negativos o propiciar efectos positivos, “en el caso de los paros técnicos sería impedir afectaciones a los centros de producción”, señaló la aspirante a la Cámara Alta.
“Hay otros incentivos que buscan elevar y premiar la productividad mediante la ciencia, la innovación y la tecnología para reducir gradualmente la dependencia económica de la industria automotriz y moverla hacia otros sectores que no sean tan vulnerables a entornos internacionales y que también generen empleos de alto valor agregado y mejores salarios”, expuso Lorena Martínez.
Por esa razón se trabajará en diversas modificaciones fiscales y se abanderará a futuro una reforma fiscal que sea de largo plazo, una política fiscal de Estado y no de Gobierno, que permita dar estabilidad para que las empresas puedan planear en un largo plazo y no se cambie el régimen hacendario cada rato.
Lorena Martínez subrayó que se busca una política fiscal que eleve la competitividad económica de México, lo que implica que seamos atractivos para una mayor llegada de inversiones y que las empresas compitan en igualdad de condiciones fiscales con el resto de los países con que se tiene un referente comercial.